Archivo de la etiqueta: #paises

El G20 podría ampliar 6 meses la moratoria de deuda a países pobres


Anuncios

La deuda entre los países más pobres aumentó un 9.5% hasta los 744,000 millones de dólares en 2019

El presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, reveló este lunes que el G20 está evaluando ampliar la moratoria de deuda para los países más pobres durante seis meses, un periodo que podría prorrogarse dependiendo de la sostenibilidad de la deuda.

El G20 ya adelantó en julio que estaba considerando una posible extensión de la moratoria, que se acordó en abril, y se espera que la decisión se dé a conocer este mes, ya que esta semana se celebran las reuniones anuales del BM y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Creo que habrá un lenguaje de compromiso para una extensión de seis meses que puede renovarse dependiendo de la sostenibilidad de la deuda”, reveló Malpass en una conferencia de prensa telefónica.

Malpass explicó que tanto él como la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, prefieren una extensión de un año para que los países con menos recursos puedan dirigir sus recursos a combatir la pandemia; pero explicó que el G20 está tratando de llegar a un “compromiso” para satisfacer a los acreedores privados.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Además, dijo ser “optimista” sobre la posibilidad de que se “amplíe” la moratoria, pero no especificó si el sector privado se verá obligado a sumarse a la iniciativa, como piden varias ONG.

“Ha sido frustrante la falta de participación del sector privado de acreedores”, manifestó Malpass.

Un informe publicado este lunes por el BM revela que la deuda entre los países más pobres aumentó un 9.5% hasta los 744,000 millones de dólares en 2019 con respecto al año anterior, lo que a juicio de Malpass evidencia la necesidad “urgente” de actuar, especialmente con la crisis provocada por la pandemia.

La moratoria del G20 entró en vigor el 1 de mayo y, de momento, está previsto que dure hasta final de año. Su objetivo es ayudar a los 76 países más pobres del mundo, aunque solo 42 se han acogido a esa medida.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Los países del G20, las principales economías del mundo, son los principales prestatarios de las naciones con menos recursos y China destaca por ser de lejos el mayor acreedor.

De hecho, en 2019, China era dueña del 63% de los fondos que los países más pobres deben al G20, un aumento significativo con respecto a 2013, cuando poseía el 45%, según datos incluido en el informe publicado este lunes por el BM.

Al respecto, Malpass advirtió de que varios acreedores de China no están participando en la moratoria o lo hacen de manera parcial, lo que supone una fuerte pérdida de recursos para los países más necesitados.

La pandemia ha incrementado la preocupación sobre las economías de los países más pobres, que aumentaron sus deudas de manera sustancial tras la crisis económica de 2008.

El Banco Mundial ya ha pedido en reiteradas ocasiones una extensión de la moratoria al pago de los servicios de la deuda de los países más pobres y ha avisado de que la pandemia podría empujar a 150 millones de personas a vivir bajo condiciones de pobreza extrema en 2021.

Fuente: Listín Diario

Contagio de covid-19: los países que no han registrado ningún caso de coronavirus (y el precio pagado por evitarlo)


Anuncios
The Palau Hotel, Koror
El Hotel Palau, en Koror, la mayor de las islas de Palaos.

Hasta 1982, las lejanas y paradisíacas islas de Palaos no contaban con ningún hotel.

Ese año se inauguró el primer alojamiento turístico y desde entonces, este país, rodeada por las aguas celestes del océano Pacífico, ha disfrutado del auge del turismo.

En 2019 llegaron a Palaos 90.000 turistas, cinco veces la población total.

Según los datos recogidos por el FMI (Fondo Monetario Internacional), en 2017 el turismo representó el 40% del PIB del país.

Pero eso fue antes de la pandemia de covid-19.

Vista aérea de unos islotes de Palaos.
La República de Palaos se halla en un privilegiado enclave de Oceanía.

Las fronteras de Palaos han permanecido cerradas desde finales de marzo y es uno de los diez países del mundo sin casos confirmados (contando sólo los países miembros plenos de Naciones Unidas y excluyendo a Corea del Norte y Turkmenistán).

Sin embargo, aunque no se ha registrado ni un solo caso, el virus de alguna manera sí ha devastado el país.

Los hoteles están cerrados, los restaurantes vacíos y las tiendas de souvenirs no venden nada.

Los únicos huéspedes que tienen ahora los hoteles son los residentes que regresan a la isla y están obligados a guardar cuarentena.

Presentational grey line

Países sin casos registrados de covid-19

  • Palaos
  • Micronesia
  • Islas Marshall
  • Nauru
  • Kiribati
  • Islas Salomón
  • Tuvalu
  • Samoa
  • Tonga
  • Vanuatu
Presentational grey line
Anuncios

“El océano aquí es mucho más bonito que en cualquier otro lugar del mundo”, dice Brian Lee, gerente y copropietario del Hotel Palau.

Es el océano azul celeste lo que mantuvo ocupado a Brian.

Antes de la pandemia, sus 54 habitaciones tenían una ocupación del 70% al 80%.

Pero cuando las fronteras se cerraron, no hubo nada a lo que recurrir.

“Es un país pequeño, así que es normal que la gente local no se quede en Palaos”, dice Brian.

El hotel tiene alrededor de 20 empleados y los ha mantenido a todos, aunque con horario reducido.

“Trato de encontrarles trabajo haciendo otras tareas como mantenimiento, renovación, etc”, dice.

Sin embargo, los hoteles vacíos no pueden mantenerse ni renovarse para siempre.

Buzo en aguas de Palaos
Los arrecifes de coral de Palaos son el principal atractivo para muchos visitantes.

“Puedo estar así otro medio año”, dice Brian.

“Pero luego es probable que tenga que cerrar”.

Apoyo estatal

Brian no culpa al gobierno, que ha ofrecido apoyo financiero a los residentes y, después de todo, ha mantenido alejado al virus.

“Creo que han hecho un buen trabajo”, dice.

Y, sin embargo, para que el primer hotel que hubo en Palaos sobreviva, algo tiene que cambiar pronto.

El presidente anunció recientemente que los viajes aéreos “esenciales” podrían reanudarse el 1 de septiembre.

Mientras tanto, ha habido rumores de que se instauraría un “corredor aéreo” con Taiwán que permitiría la visita de turistas.

Pero para Brian, la medida podría llegar demasiado tarde.

Islas del Pacífico

“Creo que tienen que empezar a reabrir de nuevo. Tal vez podamos tener burbujas de viajes con Nueva Zelanda y países del entorno”, dice.

“De lo contrario, nadie podrá sobrevivir aquí”.

El caso de las Islas Marshall

A unos 4.000 km al este a través del vasto Océano Pacífico, las Islas Marshall también permanecen libres de covid-19.

Pero, como Palaos, no tener casos también ha tenido un impacto.

El Hotel Robert Reimers se encuentra en una franja de tierra en el atolón principal, Majuro, con una laguna a un lado y el océano al otro.

Atolón Bikini
El atolón Bikini es uno de los más famosos de las Islas Marshall.

Antes de la pandemia, las 37 habitaciones tenían una ocupación del 75% al 88%.

Sus huéspedes llegaban principalmente de Asia, del Pacífico o “el continente” (Estados Unidos).

Desde que se cerraron las fronteras a principios de marzo, la ocupación ha caído a entre el 3% y el 5%.

“Algunos de nuestros huéspedes vienen de las islas exteriores”, dice Sophia Fowler, que trabaja para el grupo hotelero.

“Pero no muchos”.

A nivel nacional, se espera que el país pierda más de 700 puestos de trabajo en la recesión post-covid, la mayor caída desde 1997.

De ellos, 258 estarán en el sector de hoteles y restaurantes.

Anuncios

También la pesca

Pero el autoaislamiento afecta a sectores más allá del turismo, y las Islas Marshall dependen mucho menos de los turistas que Palaos.

El problema para estas islas es la industria pesquera.

Para mantener el país libre de covid-19, los barcos que han estado en países infectados tienen prohibido ingresar a sus puertos.

Otros barcos, incluidos los buques tanque de combustible y los portacontenedores, deben pasar 14 días en el mar antes de atracar.

Puerto de Vanatu
En diciembre de 2019, algunos trabajadores de Vanuatu esperaban la llegada de un crucero, pero los barcos ya no atracan en el puerto.

Las licencias de pesca están suspendidas y se ha rebajado el número de vuelos de carga.

El efecto es claro.

Las Islas Marshall están especializadas en peces de acuario, el más popular es el pez ángel llama, pero las exportaciones cayeron un 50%, según un informe estadounidense.

El envío de atún sashimi se redujo en la misma cantidad.

Otras industrias pesqueras esperan una caída del 30% durante el año.

En resumen, se puede mantener el virus fuera del país, pero luchar contra sus efectos en la economía es distinto.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Así que al final el covid-19 te arrastra de una forma u otra.

Sophia Fowler “espera” que las cosas vuelvan a la normalidad para el país y el Hotel Robert Reimers el próximo año.

¿Pero si no lo hacen?

“Entonces no será un proyecto viable”, dice.

Trabajadores descargan atún de un barco de pesca en Majuro para su exportación a los mercados internacionales.
Trabajadores descargan atún de un barco de pesca en Majuro para su exportación a los mercados internacionales.

Pero aunque el cierre de las fronteras ha empobrecido a los países sin casos de covid, no todos quieren salir del confinamiento.

El doctor Len Tarivonda es el director de salud pública en Vanuatu, otra isla del Pacífico con una población de 300.000 habitantes.

Aunque trabaja en la capital, Port Vila, es de Ambae, una isla de 10.000 habitantes a unos 275 kilómetros al norte.

“La mayoría de los habitantes [de Ambae] prefiere que la frontera se mantenga cerrada el mayor tiempo posible”, cuenta.

“Dicen: ‘No queremos que la enfermedad llegue. Si sucede, básicamente estamos condenados'”.

Alrededor del 80% de la población de Vanuatu vive fuera de las ciudades y de la “economía formal”, dice Tarivonda.

“Y creo que no necesariamente sienten el apuro todavía. Son agricultores de subsistencia, cultivan sus propios alimentos, dependen de la economía local y tradicional”.

No obstante, el país sufrirá.

El Banco Asiático de Desarrollo espera que el PIB caiga casi un 10%, la mayor caída de Vanuatu desde su independencia en 1980.

Anne Pakoa
Los pueblos rurales de Vanuatu son muy numerosos y carecen de atención médica permanente.

Pero ese retroceso no se debe solo al cierre de fronteras por el covid-19.

En abril, el ciclón tropical Harold azotó gran parte del país, mató a tres personas y afectó a más de la mitad de la población.

“Teníamos sesiones informativas diarias sobre operaciones de emergencia sanitaria”, recuerda Tarivonda.

“Primero discutiríamos sobre el covid, luego sobre el ciclón Harold. Dos desastres al mismo tiempo”.

Sin embargo, la pandemia tendrá un impacto más duradero.

En julio, el gobierno anunció que tenía planes para reabrir la frontera a otros países “seguros” antes del 1 de septiembre.

Pero al aumentar los casos en Australia y Nueva Zelanda, el plan comenzó a retrasarse.

Tarivonda, que forma parte del grupo de trabajo fronterizo junto con funcionarios del gobierno, del sector del turismo y de las aerolíneas, admite que están “casi de vuelta al punto de partida” y no tienen una nueva fecha para la reapertura.

Vanuatu
Vanuatu es otro destino paradisíaco.

Los viajes transfronterizos más pequeños pueden ayudar a Vanuatu.

El ejemplo más reciente es cuando el gobierno permitió que 172 trabajadores viajaran al Territorio del Norte, en Australia, durante seis meses para recoger mangos.

Aunque las remesas ayuden en la situación económica, no son suficientes en un país donde el 35% del PIB proviene del turismo.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Sin prisa

Pero, a pesar de esa necesidad de reabrir las fronteras, Vanuatu no se apresurará en hacerlo.

El doctor Tarivonda recuerda con preocupación el caso de Papua Nueva Guinea, que estuvo casi libre de covid hasta un fuerte aumento a fines de julio.

“Si el virus entra en el país, probablemente será como un incendio forestal, y lo que estamos viendo en Papúa Nueva Guinea refleja por qué estamos preocupados”, dice.

“Dadas nuestras limitaciones [de atención médica]y el contexto que tenemos en el Pacífico, la mejor opción es mantener el virus fuera de nuestro país el mayor tiempo posible”.

Funafuti, Tuvalu.
¿Llegará el covid a las remotas islas del Pacífico?

A medida que pasan los meses, aumenta la desesperación en los países cerrados del Pacífico.

Sin embargo, Jonathan Pryke, director del Programa de las Islas del Pacífico en el Instituto Lowry, no tiene ninguna duda de que la única opción para estos países es el autoaislamiento.

“Incluso si mantuvieran sus fronteras abiertas, sus principales mercados turísticos de Australia y Nueva Zelanda no estarían abiertos, ya que han cerrado sus propias fronteras”, dice.

“Así que solo habríamos conseguido lo peor de ambos mundos: una crisis de salud y una crisis económica. Tendremos años y años para ver cuáles fueron las decisiones correctas”.

“Pero echando la vista atrás, nadie duda de que cerrar fue la medida correcta para estos países del Pacífico”, concluye Pryke.

Fuente: BBC Mundo.

cuales factores determinan que un país esté desarrollado en su totalidad?


Para determinar el desarrollo de un país no solo debemos enfocarnos en su economía como, por ejemplo conocer su Producto Interno Bruto (PIB), sino, que existen una serie de factores que hacen que un país se desarrolle en su totalidad como el Índice de Desarrollo Humano (IDH), Coeficiente de GINI, Índice de Percepción de Corrupción (IPC), Indice de Paz Global (IPG) entre otros.  

Por el momento solo nos enfocaremos en estos 5 factores, los cuales explicaremos a continuación:

Qué es PIB - Producto Interno Bruto? » Su Definición y Significado ...

El Producto Interno Bruto (PIB) es la producción de los bienes y servicios de demanda final de un país o región durante un periodo determinado, específicamente 1 año.  Es usado frecuentemente como una medida del bienestar material de una sociedad. Eso motiva que políticamente se usen las cifras de crecimiento económico del PIB como un indicador de que las políticas económicas aplicadas son positivas.

EL PIB per cápita o PIB por habitante trata de medir la riqueza material disponible. Este se calcula dividiendo el PIB entre el número de habitantes.

Dentro de los países con mayor PIB tenemos a Estados Unidos, China, Japón, Alemana e India.

Índice de desarrollo humano (IDH) - Qué es, definición y ...

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) es un indicador del desarrollo por país, elaborado por El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el cual funciona como una  red de la ONU para el desarrollo, que trabaja para erradicar la pobreza y reducir las desigualdades y la exclusión. Esta red colabora con los países para desarrollar políticas, alianzas, habilidades de liderazgo, capacidades institucionales y resiliencia con el fin de mantener los avances del desarrollo.

El índice de Desarrollo Humano es un indicador elaborado de los logros obtenidos en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, esperanza de vida al nacer, años promedio de escolaridad (alfabetización) y años esperados de escolarización (educación) e ingreso familiar disponible o consumo per capita (nivel de vida). El Índice de Desarrollo Humano es determinado por el cálculo de los índices de cada una de estas tres dimensiones.

La dimensión de la salud se evalúa según la esperanza de vida al nacer, y la de la educación se mide por los años promedio de escolaridad de los adultos de 25 años o más y por los años esperados de escolaridad de los niños en edad escolar. La dimensión del nivel de vida se mide conforme al PIB per cápita.

Cada uno de los componentes se expresa con un valor entre 0 y 1, donde 0 es el valor mínimo y 1 el valor máximo. (Mientras más cerca del 1 este un país, mayor será su Índice de Desarrollo Humano). Dentro de los países con mejor índice de Desarrollo Humano tenemos a Noruega, Suiza, Irlanda, Alemania y Hong Kong en cuanto que a los peores tenemos en su mayoría a los países de África y por parte de Latinoamérica Haití

Coeficiente de Gini - Wikipedia, la enciclopedia libre

El Coeficiente de GINI es una medida de la desigualdad ideada por el estadístico Italiano Corrado Gini. Normalmente se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, dentro de un país, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual.  El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y donde el valor 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno). Dentro de los 159 países que están en la lista quienes tienen mejor coeficiente de GINI son: Islandia, Eslovaquia, Eslovenia, Noruega y entre los peores tenemos entre su mayoría países de África pero Increíblemente Panamá, Colombia, Brazil y Puerto Rico también están incluidos ahí.  

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

El Índice de Percepción de Corrupción (IPC), este índice mide una escala de cero (percepción de muy corrupto) a cien (percepción de ausencia de corrupción), los niveles de percepción de corrupción en el sector público en un país determinado y consiste en un índice compuesto, que se basa en diversas encuestas a expertos y empresas. La organización define la corrupción como el abuso del poder encomendado para beneficio personal.​

La corrupción incluye el ofrecimiento y la recepción de sobornos, amantes; la malversación y la negligente asignación de fondos y gastos públicos; la subvaluación o la hipervaluación de precios; los escándalos políticos o financieros; el fraude electoral; la paga a periodistas, la compra de información en medios de comunicación masivos o la infiltración de agentes para obtener información y beneficios concomitantes; el tráfico de influencias y otras transgresiones; el financiamiento ilegal de partidos políticos; el uso de la fuerza pública en apoyo de dudosas decisiones judiciales; las sentencias parcializadas de los jueces; favores indebidos o sueldos exagerados de amistades, a pesar de su incapacidad. Los concursos amañados sobre obras materiales, la indebida o sesgada supervisión o calificación de las mismas; la compra de instrumentos, de armas de mala calidad, entre otros. Dentro de los países menos corruptos tenemos a Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia y Suecia en cuanto a los más corruptos tenemos a Venezuela, Yemen, Siria, Sudan del Sur y Somalia.

Ranking de Paz Global 2019: Nicaragua el país más violento ¿Y ...

El Índice de Paz Global es un indicador que el mide el nivel de paz de un país o región, Lo elabora el Institute for Economics and Peace junto a un panel internacional de expertos provenientes de institutos para la paz y thinks tanks, junto con el Centre for Peace and Conflict Studies, de la Universidad de Sídney con datos procesados por la Unidad de Inteligencia del semanario británico The Economist. Para obtener el resultado necesitan una serie de indicadores como por ejemplo: número de guerras internas o externas libradas, muertos en guerras externas, nivel de conflictos internos entre otros. Dentro de los países que mejor índice de paz Global, tenemos: Islandia, Nueva Zelanda, Portugal, Austria y entre los peores Afganistan, Irak, Libia, Siria etc.

Qué países de América Latina están “mejor preparados” para enfrentar el tsunami económico que amenaza a la región en los próximos años


La mayor crisis económica de las últimas décadas en América Latina está en pleno desarrollo, con un desempleo regional que supera el 13% y que en la práctica significa que 41 millones de personas han perdido su trabajo.

Es “un récord histórico, la cifra más alta de desocupación”, desde que hay registros, dijo Vinicios Pinhero, director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para América Latina y el Caribe a comienzos de julio.

Esto ocurre cuando la región sigue siendo el epicentro de la pandemia de coronavirus y las proyecciones de caída en el crecimiento económico para este año rodean el -9%.

En este duro escenario para la región, ¿qué países de América Latina están “mejor preparados” para enfrentar el tsunami económico que amenaza a la región en los próximos años?

No hay una sola fórmula que defina cuándo un país está en mejor posición que otro para defenderse de la crisis.

Economistas consultados por BBC Mundo plantean que es necesario considerar muchas variables, como por ejemplo, las cifras macroeconómicas de un país, el nivel de deuda, las redes de protección social, el desempleo, la pobreza, la capacidad productiva de las empresas o el nivel de gasto fiscal, entre muchas otras.

Sin duda depende del nivel de ingresos, pero también de cómo estaban antes de que llegara la pandemia, qué tan duro golpeó, cómo ha sido su capacidad de reacción y qué tan expuesto está a los golpes externos.

Y lo que muchos anticipan es que, cuando pase el momento crítico de contagios, habrá más espacio para que -en medio de la crisis económica- aumente la inestabilidad social y política.

Es decir, el tsunami económico, vendría acompañado de otros efectos que marcarán el destino de los países de la región.

¿Quiénes podrían recuperar antes su nivel de crecimiento?

Aunque el crecimiento de la economía es solo una de las variables que muestra la fortaleza de un país para hacer frente a una crisis, es uno de los criterios más utilizados por los economistas para comparar el desempeño de los países.

El centro de estudios The Economist Intelligence Unit (EIU), anticipa que los países que podrían recuperar su nivel de crecimiento previo a la pandemia hacia fines de 2022 son: Colombia, Chile, Perú, Paraguay, Uruguay, República Dominicana, Costa Rica y Panamá.

El resto tendrá que esperar hasta el 2023, 2024 y 2025, incluyendo a las tres economías más grandes de la región: Brasil, México y Argentina.

“Hay algunos factores clave que determinarán la recuperación de los países a largo plazo”, le dice a BBC Mundo Abhijit Surya, economista especializado en América Latina del EIU.

Entre ellos están los fundamentos macroeconómicos de cada país, el endeudamiento de los sectores público y privado, la calidad del entorno interno para hacer negocios y la exposición de los países a los choques externos.

Con esos y otros elementos en mente, el equipo hizo una estimación de cuánto puede demorar la recuperación económica, en términos de crecimiento del PIB, como lo muestra el siguiente gráfico.

América Latina

Recuperación PIBPaís
2022Colombia
2022Chile
2022Peru
2022Paraguay
2022Uruguay
2022Dom Rep
2022Costa Rica
2022Panama
2023Brazil
2023Bolivia
2023El Salvador
2024Argentina
2024Ecuador
2025Mexico
2028Venezuela

Fuente: The Economist Intelligence Unit

Surya advierte que, como la situación está en constante evolución, pueden presentarse nuevos obstáculos.

El riesgo de contratiempos es alto dado que el brote de coronavirus no está bajo control en la mayor parte de la región”.

Por países, explica, hay ciertos casos paradigmáticos como el de Perú, cuya economía caería bruscamente este año, pero volverá a sus niveles previos a la pandemia en 2022.

“Esto refleja sus sólidos fundamentos macroeconómicos y su amplio espacio fiscal“, explica el analista.

Por el contrario, Brasil sufrirá una contracción menos fuerte este año, dice, pero tendrá que esperar hasta 2023 para recuperar sus niveles precrisis.

Como puntos débiles en la región, Surya menciona la extrema dependencia de las exportaciones de materias primas, la “gran economía informal”, redes de seguridad social relativamente débiles y sobreendeudamiento fiscal.

¿Quiénes tienen las mejores municiones para enfrentar la batalla?

“Es muy difícil la pregunta que me estás haciendo”, dice Daniel Titelman, director de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en diálogo con BBC Mundo.

“No se puede hacer un ranking porque algunos países están más avanzados en algunas cosas y más atrasados en otras”.

El economista sugiere algunos criterios que pueden ayudar a evaluar qué países están mejor preparados que otros: capacidad fiscal, protección social y actividad productiva.

“Los países que tienen una espalda fiscal más grande, por supuesto que tienen más capacidad de expandir el gasto para proteger a la población”, explica Titelman.

Mayor espalda fiscal

Esa capacidad fiscal depende de cómo era la situación fiscal antes de entrar a la pandemia, su capacidad de emitir más deuda, y la capacidad que tiene para que el sistema financiero internacional le de acceso a recursos.

“Al menos 10 países de la región han emitido deuda a través de la colocación de bonos en los mercados internacionales”, algo positivo que le ha permitido a los gobiernos contar con recursos para mitigar los efectos de la emergencia.

Mejores sistemas de protección social

Desde esta perspectiva, aquellos países con mejores sistemas de protección social también están mejor preparados para enfrentar el tsunami económico.

Esto es fundamental, dice Titelman, porque al principio un país recupera su crecimiento económico, pero toma mucho más tiempo recuperar los indicadores sociales como la pobreza y el desempleo.

Mejor capacidad de proteger el tejido productivo

En la región la mayor parte del empleo proviene de las pequeñas y medianas empresas. Si los gobiernos no tienen la capacidad de apuntalar a estas firmas para evitar el cierre de negocios y el despido de más trabajadores, el país estará en serios aprietos.

Es por eso que un país mejor preparado utiliza los recursos fiscales para apoyar a las familias y a las empresas con el fin de reactivar la actividad económica y destinar los fondos a aquellas áreas donde las necesidades son más apremiantes durante la emergencia, como el gasto en salud.

Fuente: BBC Mundo

El esfuerzo fiscal dominicano para atender la crisis es de los más bajos de la región


La Cepal presentó su informe más reciente sobre la atención fiscal de los países de la región a la crisis por el COVID-19

En mayo unos 650,000 trabajadores recibían ayudas sociales a través del programa FASE, un número que equivale a la cuarta parte de la población ocupada en el país.

El gasto mensual superó los 6,100 millones de pesos en ese mes, un esfuerzo del gasto público que el gobierno ha destacado. Pero el sacrificio no parece estar a la altura del que han hecho otros países de la región.

Comparado con otras naciones de América Latina y el Caribe, los esfuerzos fiscales de República Dominicano son de los más bajos, y representan apenas un 0,7% del Producto Interno Bruto (PIB), según señaló la Cepal en su más reciente informe. En el reporte señalan que solo Haití tiene un menor esfuerzo fiscal que República Dominicana.

El Salvador, Chile y Perú son las naciones que más porcentaje de su PIB nacional han destinado a la atención de los efectos de la pandemia, en niveles que oscilan entre un 11.1 y 4.8 %.

República Dominicana, además del pago de subsidios sociales como FASE y Quédate en Casa, ha aplicado medidas tributarias de alivio para evitar un mayor colapso de su economía, que en abril retrocedió un 27 % debido a los efectos de las medidas para evitar la propagación del COVID-19.

Los esfuerzos del país, que ha visto caer fuertemente sus ingresos debido al parón de actividades de dos meses debido al confinamiento, han sido más hacia el acceso a financiamiento externo. Es así como, según la Cepal, República Dominicana ha solicitado unos 800 millones de dólares a los organismos internacionales para atender su situación financiera. El monto equivale a un 0.9 % del PIB dominicano.

El Banco Central de República Dominicana indicaba este lunes en un documento público que la política fiscal “ha jugado un rol importante en moderar la caída del consumo y preservar el empleo y los salarios de los trabajadores formales mediante la implementación de los programas FASE I y II, y de los trabajadores independientes a través del programa Pa’ Ti, así como mediante la ampliación de los programas de asistencia condicionada bajo la sombrilla del programa Quédate en Casa”. Esos programas fueron extendidos en duración más allá de lo previsto inicialmente.

El Banco Central aseguró que los esfuerzos realizados “tanto en términos fiscales, como monetarios y financieros, para aliviar la carga de los hogares y empresas dominicanas, han sentado las bases para recuperar la confianza y lograr un despegue de la economía”, por lo que espera una recuperación para 2021.

Ante el cambio de gobierno que se cristalizará el próximo 16 de agosto, el emisor recomendó no eliminar las medidas aplicadas para atajar la crisis. “Mientras dure la amenaza de recesión con sus secuelas de pérdida de empleo, caída del ingreso y aumento de la pobreza, debemos mantener vigente la receta keynesiana de una política económica expansiva que nos permita lograr un crecimiento sostenido y revertir esas condiciones que tanto afectan a los sectores de menos recursos”, puntualizó.

Fuente: Diario Libre.

Vienen más emisiones de bonos soberanos en un complejo escenario fiscal


Las nuevas colocaciones de deuda serán a rendimientos mayores para cubrir el costo de la incertidumbre.

La próxima semana el Ejecutivo enviará al Congreso Nacional un presupuesto complementario que replantea el uso de los recursos fiscales, afectados por la pandemia. Más gastos, más financiamiento y menos ingresos son los elementos centrales que ya se ha asomado, producto del impacto del COVID-19 en la economía.

Durante una entrevista con Noticias SIN, el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Juan Ariel Jiménez, adelantó que la reforma de las cuentas presupuestarias de este año incluirá una expansión del límite de endeudamiento, debido a mayores necesidades de financiamiento.

“Conforme se apruebe el presupuesto complementario, se le daría autorización al Poder Ejecutivo de hacer una emisión de bonos internacionales, por ejemplo, los soberanos, mayor a lo originalmente previsto”, dijo Jiménez durante la entrevista.null

Ya en enero el gobierno agotó casi todo lo permitido en emisiones de deuda en los mercados internacionales, tras colocar 2,500 millones de dólares en bonos soberanos. Con ello copó más del 80 % del límite de endeudamiento externo permitido para este año.

El titular del despacho económico no señaló los nuevos topes de deuda que se podrá colocar este año, pero lo cierto es que esos compromisos serán más costosos para el país.

El precio de la incertidumbre

Desde la declaratoria del COVID-19 como una pandemia en marzo pasado, los niveles de incertidumbre se han disparado en el mundo. Entre los afectados están los países emergentes, que tienen más riesgo de inestabilidad financiera a la hora de una crisis.

Por eso, calificadoras de riesgo como Fitch y Standard & Poor’s han puesto la perspectiva de la deuda dominicana a largo plazo como negativa. Esas evaluaciones hacen que, para que los bonos de deuda se ofrezcan a mayores tasas de rendimiento para que sean atractivos para los inversionistas.

Aunque el financiamiento significa un oxígeno ante la caída de los ingresos generada por la crisis del COVID-19, a largo plazo su costo se incrementa. Y ya la deuda pública dominicana marchaba en esa tendencia.

Por los compromisos ya contraídos antes de toda la crisis, para abril el Estado había pagado 1,616.5 millones de dólares en servicio de deuda e intereses. La deuda dominicana del sector público no financiero hasta el mes pasado se situaba en 38,460.1 millones de dólares.

Según los datos del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (Crees), en los últimos años solo el pago de intereses de deuda se ha incrementado paulatinamente hasta llegar a representar un 23 % de los ingresos tributarios en 2019.

Fuente: Diario Libre.

En qué países de América Latina y el mundo proponen subirle los impuestos a los más ricos


La crisis económica provocada por la pandemia le ha dado un nuevo impulso al debate sobre cómo las personas más ricas pueden ayudar a pagar el gigantesco costo fiscal de las medidas de emergencia tomadas por los gobiernos.

En países como Italia, España, Argentina, o Brasil, han surgido propuestas para recaudar fondos adicionales que permitan mitigar las profundas huellas económicas que dejará la crisis global.

Mientras algunos parlamentarios hablan de crear una especie de impuesto solidario -que se aplicaría una sola vez-, otros insisten en que se requieren cambios permanentes en el sistema impositivo para aumentar la recaudación disminuyendo la desigualdad.

Aunque circulan distintas ideas, la mayoría apunta a aumentar el gravamen de los recursos de las personas, más que los impuestos a las empresas o al consumo (IVA).

“La recaudación fiscal por el pago de impuestos sigue siendo muy baja en Latinoamérica y reduce poco las desigualdades”, le dice a BBC Mundo Sebastián Nieto, jefe para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Esa recaudación solo llega al 23,1% del Producto Interno Bruto (PIB) en la región, mientras que en los países de la OCDE el promedio sube a 34,4%.

Al mirar el detalle por países, resulta que algunos como Guatemala, Paraguay y República Dominicana, recaudan menos del 14%.

Pero cuando analizamos los tributos por separado, resulta que la recaudación del impuesto a la renta de los individuos es mucho más baja: 2,2% del PIB en América Latina y 8,3% en la OCDE.

Es por eso que Nieto propone subir el impuesto a la renta de los individuos, combinándolo con un alza al impuesto a la propiedad y otros tributos relacionados con el medio ambiente.

Y aunque no descarta la idea de aplicar un impuesto solidario a las grandes fortunas por una sola vez para enfrentar la crisis económica, prefiere avanzar por el camino de la renta individual.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI), también entró al debate publicando un documento elaborado por el Departamento de Finanzas Públicas del organismo, llamado “Tax Issues: An Overview” -y que forma parte de una serie especial sobre políticas fiscales en respuesta al covid-19-, donde los autores plantean una serie de medidas para “asegurar la recaudación y fomentar la solidaridad”.

Entre ellas proponen “considerar aumentos de las tasas en los tramos superiores del impuesto sobre la renta, del impuesto sobre la propiedad y del impuesto sobre el patrimonio, quizás a modo de sobretasa solidaria”, señala el texto.

Estas son 3 ideas que han surgido en respuesta a la emergencia económica provocada por la pandemia, promovidas por economistas independientes, partidos políticos, centros de estudios u organismos internacionales.

1-Subir el impuesto a las grandes fortunas (patrimonio)

El impuesto a las grandes fortunas, también conocido como el impuesto al patrimonio personal o a la riqueza, es una de las propuestas más controvertidas.

Planteado como un impuesto “por única vez”, el oficialismo en Argentina propone aplicar un tributo de 2% a las personas que hayan declarado un patrimonio superior a los US$3 millones, con escalas crecientes que llegan hasta el 3,5%.

“Ante una situación tan excepcional, se requieren medidas excepcionales”, le dice a BBC Mundo Julia Strada, doctora en desarrollo económico, directora del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y directora del Grupo Banco Provincia, que promueve la iniciativa.

Según Strada, ha crecido en la región la idea de cobrar un impuesto a la fortuna de los más ricos por una sola vez, principalmente desde el lado de los partidos políticos de oposición.

Propuestas como esta provienen de cercanos al expresidente Evo Morales en Bolivia; a parlamentarios de partidos como el PT en Brasil; cercanos al expresidente Rafael Correa en Ecuador; parlamentarios del Frente Amplio en Perú, o miembros del Partido Comunista en Chile.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció que está estudiando la posibilidad de un impuesto “solidario” o impuesto a la fortuna, pero no ha entregado más detalles.

En España, la fuerza política Unidas Podemos, propone un impuesto a la grandes fortunas individuales, bajo el nombre de “tasa de reconstrucción”.

En otros países como Suiza, miembros de partidos con escasa representación promueven un “Impuesto de Solidaridad de Coronavirus” para gravar la fortuna de los más ricos, mientras que el el Reino Unido, algunos parlamentarios de oposición han hablado de la idea, pero aún no se conoce una propuesta específica.

2-Subir el impuesto a la propiedad de las personas

En Alemania, miembros del Partido Social Demócrata (SPD) propusieron un impuesto extraordinario a la propiedad -por una sola vez- para recaudar fondos adicionales frente a la pandemia.

Sin embargo, no todos dentro del partido están de acuerdo con esa propuesta en las actuales circunstancias. Algunos líderes del SPD han dicho que la idea puede ser discutida, pero cuando se acabe la crisis.

Emilio Pineda, jefe de la División de Gestión Fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice en diálogo con BBC Mundo que “hay un enorme espacio para mejorar el impuesto a la propiedad en Latinoamérica”.

La región recauda cerca de medio punto del PIB en impuesto a la propiedad, explica Pineda, mientras que los países de la OCDE recaudan por encima del 1,5%.

“Hay espacio para triplicar el impuesto a la propiedad”, dice el economista, agregando que es mejor concentrarse en este tipo de instrumentos, antes que gravar las fortunas en general.

La experiencia internacional, argumenta, ha mostrado que el impuesto a la fortuna, recauda mucho menos de lo que se esperaba porque es muy difícil de cobrar y los resultados han sido heterogéneos.

Junto al impuesto a la propiedad, Pineda es partidario de subir el impuesto a la renta de las personas, pero al mismo tiempo, aumentar la eficiencia del gasto público.

“Se desperdicia mucho dinero en la región”, apunta.

3-Subir el impuesto a la renta personal

El impuesto a la renta personal grava los ingresos de las personas, es decir, las utilidades generadas por su capital (habitualmente invertido en acciones), y otros ingresos que pueden provenir, por ejemplo, de salarios.

En Guatemala, el país de latinoamericano con la menor recaudación de impuestos de la región, parlamentarios de oposición propusieron aumentar este gravamen.

Y en Italia, parlamentarios oficialistas promueven la idea de crear un impuesto excepcional, llamado “Tasa Covid” de carácter progresivo durante 2020 y 2021, para aumentar el gravamen sobre los réditos o ganancias anuales de las personas.

“Los países de la región no están explotando de manera efectiva el impuesto a la renta de las personas”, dice Pineda.

Y su baja recaudación, explica, se debe a tres razones: solo lo paga cerca del 10% de la población, tiene exenciones muy generosas que benefician a los segmentos de ingresos más altos y en muchos lugares los ingresos de capital no pagan impuestos (entendiendo los ingresos de capital como las ganancias que generan las acciones).

¿Qué dicen los que se oponen?

Los detractores de este tipo de medidas, argumentan que un alza tributaria daña la inversión y la creación de empleos, haciendo más difícil la recuperación económica.

También advierten que provocaría una una fuga de capitales hacia países con menos impuestos y -en el caso específico de Argentina- anticipan una dura pelea en los tribunales de justicia si el gobierno sigue adelante con su agenda de reforma tributaria.

Otro de los argumentos es que las propuestas para subir impuestos a los más ricos tienen un fundamento ideológico -anclado en el viejo antagonismo de la lucha de clases-, en vez de un fundamento técnico.

Y a eso se suma la desconfianza que existe en los sectores empresariales respecto a la transparencia y eficacia con que el Estado administra los recursos públicos.

A futuro viene el desafío de generar más ingresos fiscales, no solo para pagar la factura que dejará la pandemia, sino también para enfrentar la caída en el precio de las materias primas y otros efectos de la recesión global.

Por eso los expertos dicen que será necesario crear un nuevo pacto fiscal.

“Aprovechar el impulso de solidaridad”

Santiago Díaz de Sarralde, director de Estudios Tributarios del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), le dice a BBC Mundo que lo más probable es que los países modifiquen varios tributos para asegurar la sostenibilidad.

“La combinación de medidas y el reparto solidario del coste de la crisis será imprescindible”.

“Qué tipo de combinación de impuestos y cómo hacer un reparto solidario del coste de la crisis, tendrá que interpretarlo cada país, porque además hay que preservar la recuperación”.

Los más optimistas creen que la crisis económica puede traer vientos favorables para el bienestar social.

“Hay una oportunidad para generar consenso sobre una de las principales reformas pendientes, que es reforzar la protección social y la inclusión gracias a mejoras en el campo fiscal”, dice Sebastián Nieto de la OCDE.

“Estamos en un momento de bajos niveles de confianza y satisfacción ciudadana, y los gobiernos deben aprovechar este impulso de solidaridad para pasar reformas fiscales y repensar el pacto social“.