Archivo de la etiqueta: #dolar

Ver “Por qué está cayendo el dólar y cómo puede afectar a América Latina”


Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

La debilidad del dólar es la esperanza de los mercados emergentes para este año


Anuncios
  • La mayoría demócrata en EEUU significará mayores estímulos y un mayor déficit
  • Los emergentes lo harán mejor que los desarrollados, según los expertos
  • La renta fija de estos países también ganará gracias al retroceso del dólar

El Índice Dólar, que recoge el comportamiento de la moneda estadounidense frente a las divisas más importantes del planeta, llevaba una semana cerrando en positivo, aunque ayer volvió a cotizar con ligeras pérdidas. Pese a este pequeño repunte, los expertos esperan un dólar débil para este año, lo que suma optimismo a los mercados emergentes para los próximos doce meses.

Las economías en desarrollo han cerrado un 2020 mejor de lo previsto tras el estallido de la crisis del coronavirus, lo mismo ha sucedido con sus selectivos, que ganaron un 10% de media en 2020 y solo el asiático Hang Seng cerró con pérdidas, del 3,4%. Por su parte el Índice Dólar termino el pasado año con un debacle del 6,6%, lo que supone cerrar así uno de sus peores ejercicios. La mayoría del consenso de mercado espera que el billete verde siga perdiendo terreno en los próximos meses, desde la gestora británica Schroeders afirman: “Creemos que las probabilidades de que el dólar americano se debilite en los próximos trimestres son altas”.

En lo que va de año el MSCI Emerging Markets Index lo está haciendo mejor que su homólogo, el MSCI World, y es que los índices emergentes suben más de un 4,5% de media desde el primero de enero. Los expertos esperan que estas alzas continúen y que la fragilidad del dólar sea uno de los principales factores que impulse las ganancias.

La mayoría demócrata en el Senado de Estados Unidos probablemente significará mayores estímulos en el país, lo que a su vez desencadenará un mayor déficit fiscal y un dólar más débil, proyectan los expertos de la gestora británica. “Si el dólar sigue debilitándose y la economía mundial comienza a recuperarse, las acciones de los mercados emergentes deberían tener un mejor comportamiento que las de los mercados desarrollados”, asegura Tom Wilson, responsable de renta variable emergente de la entidad.

Los expertos de la gestora apuntan que el éxito de la vacuna, apoyado por el resultado electoral en EEUU, ha mejorado las condiciones de los merados emergentes, reduciendo el riesgo previsto para las acciones más cíclicas en particular y dando lugar a continuas revisiones positivas de las ganancias. Aunque los expertos también avisan de que el principal riesgo para los emergentes sigue muy palpable, y no es otro que el alto grado de incertidumbre con el que cotizan los mercados, a esto hay que sumarle que estos países pueden encontrarse con más problemas para distribuir la ansiada vacuna.

Tom Wilson asegura que las entradas de inversores en acciones de países emergentes han regresado y que espera que la rentabilidad se vea impulsada en ciertos mercados por las divisas, que se recuperan de niveles bajos.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

La renta fija también ganará

A principios de los 2000, un ciclo de debilitamiento del dólar parecido al que estamos viendo ahora se asoció con un gran salto en el déficit de la cuenta corriente de los Estados Unidos, lo que hace que los expertos de la gestora estimen que la historia volvería a repetirse de nuevo.

“Si esto se cumple, debería ayudar a los bonos de los mercados emergentes en general, pero en particular a los emitidos en deuda en moneda local”, afirma James Barrineau, responsable de estrategia global de deuda emergente de Schroders.

Según el índice GBI-EM de JP Morgan (indicador que rastrea los bonos en moneda local emitidos por los emergentes), la deuda en moneda local generó retornos particularmente fuertes en el entorno de debilidad del dólar entre 2003 a 2007. Desde mínimos de marzo el el índice GBI-EM de JP Morgan sube un 25,5% mientras que el dólar pierde desde su nivel más bajo de dicho mes un 4,7%.

“Estimamos que, en general, las divisas están infravaloradas en los mercados emergentes. Esto es menos cierto para los países asiáticos y más para la región de América Latina”, concluye James Barrineau.

Fuente: El Economista

El dólar podría caer un 20% el próximo año, asegura Citigroup


Anuncios

El dólar seguirá abatido ya que la Fed mantendrá su postura expansiva a medida que la economía global se normaliza

Es probable que el dólar comience 2021 con una caída, que podría ser de hasta un 20%, si las vacunas de covid-19 se distribuyen ampliamente y contribuyen a reactivar el comercio mundial y el crecimiento económico, según Citigroup Inc.

“Creemos que la distribución de vacunas marcará todas nuestras casillas de mercado bajista, permitiendo que el dólar siga un camino similar al que experimentó desde principios hasta mediados de la década de 2000” cuando el billete verde comenzó una crisis de varios años, escribieron estrategas de Citigroup, entre los que se incluía Calvin Tse, en un informe el lunes.

El índice del dólar de Bloomberg, que ha retrocedido más del 11% desde su máximo de marzo, sufrió una mayor presión el lunes tras conocerse la noticia de que la vacuna de Moderna para el covid-19 fue efectiva en un ensayo clínico, lo que lastra la demanda de refugios como el dólar, el yen y los bonos del Tesoro. Los estrategas han estado advirtiendo durante meses que las elecciones en Estados Unidos, los avances en las vacunas y la política de la Reserva Federal podrían asestar un golpe serio a la moneda estadounidense. Las elecciones no fueron el catalizador de una caída significativa, pero Citigroup dice que el amplio contexto macroeconómico será un mayor impulsor del dólar en el futuro.

Citigroup espera que, además del impacto de los avances de la vacuna, el dólar seguirá abatido ya que la Fed mantendrá su postura expansiva a medida que la economía global se normaliza, el resto del mundo probablemente crece a un ritmo más rápido y los inversores salen de los activos estadounidenses y apuestan a activos internacionales.

Fuente: Economiahoy.mx

Cómo les ha ido con el dólar a Ecuador, Panamá y El Salvador, las 3 economías dolarizadas de América Latina


Anuncios

Los tres países latinoamericanos oficialmente dolarizados, Ecuador, El Salvador y Panamá, tomaron esa ruta en contextos muy diferentes.

Aunque muchas veces se ha presentado la dolarización como la fórmula mágica para poner fin a todos los males de una economía en crisis, lo cierto es que los economistas reconocen que tiene ventajas y desventajas.

Y que no es la “gran receta” para salvar a todos los países en crisis.

“Con dolarización puedes tener un crecimiento mediocre o un crecimiento fenomenal, porque la dolarización no es el único factor que lo determina. No es una panacea“, le dice a BBC Mundo Gabriela Calderón, economista asociada del Instituto Cato, en Washington D.C.

En aquellos países donde la moneda local se ha devaluado y la inflación ha subido a niveles difíciles de controlar, la adopción del dólar suena a estabilidad, principalmente porque es la divisa de referencia internacional y el refugio de los inversores cuando llega una crisis.

Pero en el largo plazo puede tener efectos negativos, como explica en diálogo con BBC Mundo el economista Pablo Dávalos, director del centro de estudios Foro de Economía Alternativa y Heterodoxa de Ecuador y profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar.

“La dolarización ha provocado estabilidad monetaria, pero con un costo social gigantesco“.

Aunque son tres las economías dolarizadas de manera oficial, países como Venezuela y Argentina han transitado por un proceso que se conoce como “dolarización espontánea”, donde el billete verde es, en la práctica, mucho más confiable y apreciado por la población que la moneda local.

¿Cuándo se dolarizaron?

Panamá adoptó el dólar como moneda oficial junto al balboa, su moneda nacional, en 1904, poco después de constituirse como Estado independiente y bajo la influencia directa de Estados Unidos que, en aquel entonces, asumió el control del Canal de Panamá.

Aunque en la actualidad aún existe el balboa (equivalente a un dólar), no se imprime en formato de billetes y su utilización es muy restringida.

Casi un siglo después, en Ecuador la economía atravesaba una crisis tan profunda que la dolarización fue concebida como la última carta para salvar a un país que estaba a la deriva, con una hiperinflación que llegó al 96% y una moneda nacional, el sucre, completamente devaluada.

Así fue como el 9 de enero de 2000 el presidente Jamil Mahuad dolarizó la economía ecuatoriana, en medio de un clima de polarización política que provocó la salida del gobierno.

Al siguiente año, el presidente de El Salvador, Francisco Flores, anunció que el país utilizaría dos monedas: el colón y el dólar.

Pero apenas los colones dejaron de circular, el dólar se transformó en la única moneda del país.

A diferencia de Ecuador, que cambió su moneda porque estaba en medio de un shock económico, la dolarización salvadoreña respondió más bien a un asunto de intereses económicos, puesto que era una condición imprescindible para aprobar el Tratado de Libre Comercio con EE.UU., que eliminaba los aranceles aduaneros para ambas partes.

Ventajas

Una de las ventajas más citadas por los economistas es que la dolarización le ha permitido a los tres países, especialmente a Ecuador y El Salvador, evitar el riesgo de una devaluacióprofunda y repentina, un fantasma que por décadas ha perseguido a las economías de la región.

“La dolarización provocó un efecto de estabilidad de precios y redujo los costos de las transacciones internacionales”, explica Dávalos.

Al principio la medida generó resistencia. En el caso de Ecuador, generó una ola de protestas y profundizó aún más la crisis política que había en el país.

Pero con el paso de los años se transformó en una decisión muy popular que hasta el día de hoy cuenta con la aprobación mayoritaria de la población, incluso a pesar de que la economía está en serios problemas.

Los más críticos suelen poner a Ecuador como un ejemplo del fracaso de la dolarización, pero la economista Gabriela Calderón, asegura que la causa de la crisis es un déficit fiscal cercano a los US$8.000 millones, que nada tiene que ver con el tipo de moneda que utiliza el país.

“A pesar de tener una de las contracciones económicas más grandes de la región, no tenemos inflación, ni corridas bancarias, ni fuga de capitales“, apunta, agregando que el sistema financiero está en una situación relativamente estable pese a la crisis.

El riesgo de tener moneda propia es que, en aquellos países donde las instituciones son débiles y no está clara la separación de poderes, explica, los gobiernos terminan presionando a los bancos centrales para que impriman más billetes y eso hunde a la moneda local.

“Si Ecuador no hubiera dolarizado estaría más mal”, asegura Calderón, porque el dólar ha sido un ancla que evita la inflación y protege los ahorros de las personas.

Desventajas

Un ancla que si bien controló la inflación y generó estabilidad de precios, provocó una serie de efectos negativos, sostiene Pablo Dávalos, tanto en Ecuador como en El Salvador.

La dolarización, dice, distorsionó los sistemas de precios internos, haciendo que los países se volvieran más caros para su propia gente.

Al ocurrir este fenómeno, algunos bienes de consumo se volvieron inaccesibles para la mayor parte de la sociedad y la desigualdad, que era un problema estructural de ambos países, terminó consolidándose.

Desde otra perspectiva, uno de los efectos más negativos que tuvo la dolarización fue la destrucción de la industria local y -por lo tanto- la generación de empleo.

“Los países dolarizados se convirtieron en economías importadoras de productos”, explica, básicamente porque se desindustrializaron.

Al analizar los tres países, el diagnóstico de Dávalos es bastante duro.

Ecuador vive de la exportación de materias primas, explica, principalmente petróleo, mientras que El Salvador vive de la exportación de su fuerza de trabajo.

“El principal producto de exportación de El Salvador son los migrantes”, apunta.

“El Salvador ha tenido que asumir un enorme costo social. Ha pagado la dolarización con el dolor de los migrantes“, señala el economista.

La dolarización contribuyó a que el país viva de las remesas que envían los salvadoreños desde el exterior, un problema que acentúa su dependencia de la mayor economía del mundo.

Y Panamá se convirtióen un paraíso fiscal donde tienen sus cuentas los mafiosos del mundo”, afirma Dávalos.

Otro aspecto complejo de la dolarización es que los países tienen muy pocas herramientas para defenderse de los shock externos, porque no pueden ajustar el tipo de cambio para suavizar el impacto de los ciclos económicos.

Dolarización espontánea

Los casos más emblemáticos de dolarización informal o espontánea en la región son Argentina y Venezuela.

La última devaluación del peso en Argentina en 2002, dejó una profunda herida en el país que persiste hasta el día de hoy.

A los argentinos les preocupa el deterioro de su moneda que en medio de las sucesivas crisis económicas que ha enfrentado el país se devalúa cada vez que las cosas se complican.

En lo que va del año, la moneda local se devaluó un 20% en el mercado oficial y cerca de un 45% en el paralelo.

Esto se suma a las bruscas depreciaciones que ya había sufrido en 2018 y 2019, aumentando el temor de que la inflación se mantenga fuera de control.

Y en Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro ha tolerado la dolarización de manera informal. De hecho, cada vez hay más dólares en el país y menos bolívares.

Según un informe de la firma de análisis Ecoanalítica, el dólar ya ocupa más de un 53% del valor total de las transacciones que se realizan en Venezuela.

Tal como ha evolucionado la economía del país, el bolívar está tan devaluado que podría terminar con un valor más simbólico que real.

Aparte de ser una reforma económica, la dolarización también tiene un fuerte componente político, dicen los economistas consultados por BBC Mundo.

Por un lado limita el margen de maniobra del gobierno de turno al impedirle que recurra a la impresión de billetes para financiar el gasto fiscal y, por otro lado, lo hace depender de las decisiones que toma Estados Unidos en términos de política monetaria.

Si la dolarización fuese el antídoto contra las crisis, la mayor parte de los países de la región la habrían adoptado. Pero, como lo muestran los tres países dolarizados de la región, las causas y los efectos son muy diferentes en cada caso.

Y, por lo tanto, la receta que funciona en un país, no necesariamente tiene que funcionar en otro.

Fuente: BBC Mundo

Venezuela, el país sin billetes (propios)


El billete de más alta denominación en Venezuela equivale a 0.16 centavos de dólar

Dos cafés, 1 millón de bolívares; una pizza congelada, casi 3 millones; un paquete de salchichas, 1.4 millones; 1 dólar, 306,000 bolívares. El billete de más alta denominación, 50,000 bolívares.

En Venezuela, la imparable devaluación ha superado un nuevo hito que deja su existencia en mínimos solo comparables con las grandes tragedias económicas de la historia.

La última barrera la superó esta misma semana cuando, tras una devaluación del 10 %, el precio del dólar superó los 300,000 bolívares soberanos por cada divisa estadounidense, es decir, el billete de 50,000 supone 0.16 centavos de la moneda estadounidense.

Así que, si en Venezuela se quiere comprar un dólar, se necesitan seis billetes de la más alta denominación. Y si lo que se quiere es tomar un café acompañado, son 20, algo imposible de compilar puesto que los cajeros no suelen disponer de cantidades superiores a los 100,000 bolívares.

UNA MONEDA EN EXTINCIÓN

El economista Guillermo Arcay resume la situación actual en una frase: ‘La gente pasó de reirse de Venezuela por ser un país con muchos ceros en sus billetes a ser un país donde, simplemente, no hay billetes’.

Sencillamente, ya no se emiten billetes cada vez de más alta denominación con ese fin folclórico de sumar ceros, las cantidades en bolívares que tienen los venezolanos en sus cuentas crecen mientras mengua su valor.

‘Los saldos monetarios reales que tienen los venezolanos en sus cuentas son tan pequeños que la gente tiene menos de un día de consumo en bolívares en su cuenta’, explica Arcay.

Se trata de cantidades pequeñas si se calculan en moneda extranjera, pero si un venezolano decide cambiar 20 dólares para hacer algún tipo de compra se encontrará con seis millones de bolívares en su cuenta, una fugaz sensación de riqueza.

Por eso, la tarjeta es apenas una suerte de monedero que contiene todos los ceros que ya no caben en los billetes y que dan una muy baja capacidad de compra.

Así, la compra de esos dos cafés que permitirán a sendos amigos compartir un momento de calma, sucederá sin billetes venezolanos. El camarero pronuncia la cifra, un millón, los dos amigos pondrán la habitual cara de sorpresa e indignación. Uno de ellos ofrecerá su tarjeta y de su depósito saldrá un millón de bolívares que pasarán al banco del propietario.

Eso sí, es probable que esa cantidad que hoy supone 3.3 dólares en la cuenta del propietario se transforme, por la magia de la devaluación, en apenas 3 dólares (o menos) en unos días.

DOS RECONVERSIONES (Y MEDIA)

El caos y la caída en picado asociada a la hiperinflación comenzó en noviembre de 2017, pero para ver los orígenes del descalabro es necesario remontarse una década antes porque el bolívar es la tercera moneda venezolana en 13 años.

En 2008, el entonces Gobierno venezolano enterró definitivamente el bolívar y creó el bolívar fuerte. Cada moneda nueva suponía mil de las antiguas. En 2018, hizo lo mismo con el bolívar fuerte, que fue sustituido por el bolívar soberano, el actual, al que le dio un cambio de 100,000. Es decir, primero le fueron sustraídos tres ceros a la moneda y posteriormente cinco más.

Por tanto, el billete de 50,000 bolívares soberanos tiene ya ocho ceros elípticos y su valor teórico sería el de cinco billones de bolívares. Y supone apenas 0.16 dólares.

UNA HIPERINFLACIÓN INCOMPARABLE

Arcay afirma que la hiperinflación es incomparable con otras que se han vivido en América Latina por la duración y contexto, que llegó a su culmen ‘en enero de 2019, con una tasa de inflación mensual de 263 %, lo que equivale a una pérdida de valor del bolívar de casi tres cuartas partes’ en 31 días.

Es decir, quien a inicios de mes tenía bolívares por valor de 20 dólares, tenía 15 al terminar enero pese a no haber gastado nada.

‘Entonces, el Gobierno entendió que tenía que parar de emitir dinero, de emitir bolívares frescos y para hacer eso tenía que reducir el gasto, porque la razón por la que emitían los bolívares es porque había una brecha entre ingresos y egresos fiscales’, subraya el economista.

En 2020, se ha pasado a una fase que Arcay define como ‘más tenue’ pues ‘el efecto de caída de la demanda de dinero era menor y solo se hacía sentir el incremento de oferta de dinero’.

Por eso, la inflación acumulada en los siete primeros meses está entre el 200 y el 300 %, lo que equivale solo a enero de 2019 ‘pero, sin embargo, esa tasa sigue siendo la más alta del mundo’.

Sin embargo, según los datos del Parlamento, Venezuela acumuló una inflación de 843.44 % en los primeros siete meses de 2020, con un incremento de los precios del 55.05 % en julio pasado.

DIRECTO AL ‘TOP 10’

‘Venezuela está a punto de cumplir tres años en hiperinflación. Estamos en el ‘top 10′ de hiperinflaciones más largas de la historia, por detrás de Nicaragua, que duró cinco años’ y de Grecia, que duró más de cuatro, señala Arcay.

A pesar de esto, matiza que algunos casos como Brasil o Argentina, entre finales de los 80 y primeros de los 90; Bolivia, entre 1984 y 1985, o Perú, en 1990, podían ser comparables al inicio de la hiperinflación venezolana.

‘Pero Venezuela se diferencia no solo en magnitud porque hemos tenido la hiperinflación más aguda en la historia latinoamericana sino en longitud’, asegura.

UNA COYUNTURA DE CRISIS DENTRO DE UN CRAC GENERAL

Arcay recuerda que Venezuela ya no está solo inmersa en hiperinflación, la principal diferencia con otras crisis similares es que el país está, además, ‘en su séptimo año de recesión, han desaparecido tres cuartos del PIB y hay un proceso de dolarización espontáneo’.

Además, Venezuela ‘tiene tasas de desempleo bastante críticas, tasas de informalidad bastante críticas, una crisis humanitaria en proceso, un país con crisis educativa, crisis de salud’, por lo que se podría comparar ‘con otros países en cada una de esas magnitudes, pero no en todas a la vez’.

‘Venezuela, creo que es el único país que ha vivido todo eso a la vez. La única que podría llevarnos la contraria es la Unión Soviética entre 1921 y 1924, que estuvo en hiperinflación mientras estaba en postguerra, con su territorio destruido, muchos muertos y con epidemias internas’, concluye.

Por eso, lo más probable es que los dos amigos que toman el café, unos auténticos privilegiados en el contexto que les rodea, acaben pagando con billetes de dólares y, ante la falta de billetes, sean los 30 centavos los que paguen con su tarjeta venezolana.

Fuente: EFE.

apps2

La onza de oro pulveriza máximos históricos, por encima de US$2,034


EFEMadrid, España

El oro, uno de los activos considerados refugio por parte de los inversores, alcanzó nuevos máximos históricos tras superar el nivel de los US$2,000 la onza, una cota que pulveriza este miércoles al alcanzar los US$2,034.20.

La plata, por su parte, también supera hoy máximos desde 2013, al situarse en los US$26.51.

Su precio más que duplica los mínimos alcanzados en marzo (estallido de la crisis del coronavirus), cuando llegó a situarse por debajo de los US$12.

No obstante, a la plata aún la queda recorrido para alcanzar sus máximos históricos, en US$49.80, alcanzados en abril de 2011.

En cuanto al oro, en lo que va de año supera el 30 % de revalorización, y ello, ante la debilidad del dólar y la caída en los intereses de la deuda.

Los analistas de Julius Baer atribuyen este hito del oro al temor que existe en el mercado a que la aprobación de más ayudas económicas en Estados Unidos para hacer frente a la crisis generada por el coronavirus, conduzca a un rápido aumento de la inflación, y en una caída del dólar, amenazas que, no obstante, no ven inminentes.

En este sentido, explican que si bien el dólar ha tenido una tendencia a la baja últimamente, este hecho se puede deber a razones cíclicas más que estructurales.

Fuente: Listín diario

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Economista señala dólar registra mayor alza desde 1947


Redacción Economía & NegociosSanto Domingo, RD

El economista Miguel Ceara-Hatton, especializado en temas de desarrollo, macroeconomía y economía internacional, señaló a través de su cuenta de Twitter que el precio del dólar con relación al peso dominicano registra su valor más alto desde 1947.   

“El tipo de cambio de hoy (25 de mayo) en el mercado spot es RD$55.9912 por dólar, el más alto desde 1947”, publicó el economista, quien es el secretario nacional de Políticas Públicas del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Este martes 26 el dólar se vendía en torno a los RD$58 en los principales bancos del país y en el Banco Central (BCRD) la compra y la venta superaba ligeramente los RD$56.

En los últimos días se han estado produciendo quejas entre las personas que reciben remesas porque las entidades no les quieren entregar su dinero en dólares sino en pesos dominicanos.

También representantes del sector empresarial han manifestado preocupación ante la subida y aparente escasez de la moneda estadounidense. Sin embargo, el BCRD ha llamado a la tranquilidad.

“Las acciones del Banco Central han contribuido a mantener el flujo de la moneda norteamericana en la economía en este entorno adverso, con lo cual el sector privado, principalmente los sectores prioritarios (supermercados, agroindustria, alimentos en general, farmacéuticos, salud y energía), han podido operar sin mayores contratiempos”, indicó recientemente la entidad mediante  un comunicado.

Fuente: Listin Diario