Archivo de la etiqueta: #banco mundial

La economía dominicana crecerá 4.8% en 2021 y 4.5% en 2022, según el Banco Mundial


Anuncios

De América Latina y el Caribe se ha visto gravemente afectada por la pandemia de la Covid-19.

Después de un cierre de año negativo de -6.7% de su producto interno bruto (PIB) del 2020, la economía de República Dominicana alcanzará un crecimiento de 4.8% este 2021 y de 4.5% en 2022, muy por encima del crecimiento proyectado para la región en 3.7% para este año y de gran parte de los países de latinoamericanos.

La información está contenida en el capítulo regional del informe Perspectivas económicas mundiales del Banco Mundial, difundido por el organismo financiero multilateral.

La región de América Latina y el Caribe se ha visto gravemente afectada por la pandemia de la Covid-19, tanto desde el punto de vista sanitario como desde una perspectiva económica, dice el informe.

Indica que cinco de las 10 economías de mercados emergentes y en desarrollo con la mayor tasa de fallecimientos per cápita a causa de dicha enfermedad están situados en la región.

Se calcula que la economía regional se contrajo un 6.9 % el año pasado debido a que los hogares y las empresas exhibieron una conducta de aversión al riesgo y las medidas para controlar la pandemia limitaron las actividades en el sector formal”, señala.

El empleo formal, las horas trabajadas y los ingresos laborales han disminuido marcadamente. Las mujeres y los jóvenes, que tienen un alto nivel de participación en los sectores más perturbados por la pandemia, como los hoteles, los restaurantes y los servicios personales, se han visto afectados de manera desproporcionada por la pérdida de empleos, al igual que los hogares de bajos ingresos.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Alzas de precios

La disminución de los ingresos ha contribuido a la inseguridad alimentaria, que se ha visto exacerbada por la inflación de precios de los alimentos en algunos países. El volumen de bienes exportados desde la región cayó un 8 % interanual en los primeros tres trimestres del año pasado, mientras que el ingreso de turistas se detuvo. Las economías del Caribe sufrieron los efectos más graves. En algunos países de la región, los flujos de remesas aumentaron a un ritmo más lento que en el pasado.

Perspectiva regional

Se espera que la actividad económica regional crezca un 3.7 % en 2021, a medida que se flexibilicen las iniciativas para mitigar la pandemia, se distribuyan vacunas, se estabilicen los precios de los principales productos básicos y mejoren las condiciones externas. No obstante, el repunte será muy débil y se produce después de una década de crecimiento lento. En un escenario negativo, en el que se retrase la distribución de las vacunas, con efectos económicos secundarios, el crecimiento podría ser aún menor, del 1.9 %.

En Brasil, se prevé que el aumento de la confianza de los consumidores y las condiciones crediticias benignas respaldarán un repunte del consumo y la inversión privados, que impulsará el crecimiento al 3 % en 2021.

El sector privado se recuperará más lentamente que el industrial debido a la persistencia de un cierto grado de aversión al riesgo entre los consumidores. La proyección de una recuperación en México se basa principalmente en una mejora de las exportaciones a medida que repunta la economía estadounidense y la incertidumbre comercial se disipa tras la entrada en vigor del acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá a mediados de 2020. Se prevé que, este año, el crecimiento se recuperará y llegará al 3.7 %.

Según las previsiones, la economía de Argentina crecerá un 4.9 % en 2021, dado que la flexibilización de las medidas de mitigación de la pandemia y la disminución de la incertidumbre en torno a la reestructuración de la deuda respaldarán el consumo y la inversión privados. En Colombia, se prevé que el crecimiento aumentará al 4.9 %, respaldado por la demanda interna.

En América Central, se espera una recuperación del crecimiento, al 3.6 %, este año, con el respaldo de un mayor ingreso de remesas y una demanda de exportación más sólida, así como la reconstrucción después de dos huracanes.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

En el Caribe, se prevé un repunte del crecimiento, al 4.5 %, impulsado por una recuperación parcial del turismo.

Riesgos: El panorama presenta riesgos adversos

El ritmo de actividad podría disminuir por varios factores, entre ellos, la imposibilidad de contener la pandemia, problemas relacionados con la deuda y el financiamiento externo, el resurgimiento de tensiones sociales, daños económicos ocasionados por la pandemia cuya gravedad no se previó, y perturbaciones relacionadas con el cambio climático y los desastres naturales.

El deterioro de la confianza de los inversionistas es un grave riesgo para las perspectivas económicas. Si bien el estímulo fiscal ha sido necesario para amortiguar el golpe de la pandemia, el espacio fiscal se ha utilizado en gran medida y la deuda pública ha aumentado marcadamente. La capacidad crediticia se ha reducido en toda la región. La combinación de una arraigada desigualdad de oportunidades, la percepción negativa de la eficacia de los Gobiernos y el aumento de la pobreza podría reavivar los conflictos sociales.

Respuesta del Grupo Banco Mundial frente a la Covid-19

El Grupo Banco Mundial, una de las principales fuentes de financiamiento y conocimientos para los países en desarrollo, está adoptando medidas rápidas y de amplio alcance para ayudar a esos países a fortalecer su respuesta frente a la pandemia. Respalda iniciativas de salud pública, trabaja para garantizar el suministro de insumos y equipos esenciales, y ayuda al sector privado a continuar sus operaciones y preservar el empleo.

El organismo proporcionará hasta US$160,000 millones durante un período de 15 meses que finalizará en junio de 2021 para ayudar a más de 100 países a proteger a los sectores pobres y vulnerables, respaldar a las empresas e impulsar la recuperación económica. Dicho monto incluye US$50,000 millones correspondientes a nuevos recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) en forma de donaciones y préstamos en condiciones sumamente concesionarias y US$12,000 millones destinados a ayudar a los países en desarrollo a financiar la compra y distribución de vacunas contra la Covid-19.

Fuente: Listín Diario

El G20 podría ampliar 6 meses la moratoria de deuda a países pobres


Anuncios

La deuda entre los países más pobres aumentó un 9.5% hasta los 744,000 millones de dólares en 2019

El presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, reveló este lunes que el G20 está evaluando ampliar la moratoria de deuda para los países más pobres durante seis meses, un periodo que podría prorrogarse dependiendo de la sostenibilidad de la deuda.

El G20 ya adelantó en julio que estaba considerando una posible extensión de la moratoria, que se acordó en abril, y se espera que la decisión se dé a conocer este mes, ya que esta semana se celebran las reuniones anuales del BM y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Creo que habrá un lenguaje de compromiso para una extensión de seis meses que puede renovarse dependiendo de la sostenibilidad de la deuda”, reveló Malpass en una conferencia de prensa telefónica.

Malpass explicó que tanto él como la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, prefieren una extensión de un año para que los países con menos recursos puedan dirigir sus recursos a combatir la pandemia; pero explicó que el G20 está tratando de llegar a un “compromiso” para satisfacer a los acreedores privados.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Además, dijo ser “optimista” sobre la posibilidad de que se “amplíe” la moratoria, pero no especificó si el sector privado se verá obligado a sumarse a la iniciativa, como piden varias ONG.

“Ha sido frustrante la falta de participación del sector privado de acreedores”, manifestó Malpass.

Un informe publicado este lunes por el BM revela que la deuda entre los países más pobres aumentó un 9.5% hasta los 744,000 millones de dólares en 2019 con respecto al año anterior, lo que a juicio de Malpass evidencia la necesidad “urgente” de actuar, especialmente con la crisis provocada por la pandemia.

La moratoria del G20 entró en vigor el 1 de mayo y, de momento, está previsto que dure hasta final de año. Su objetivo es ayudar a los 76 países más pobres del mundo, aunque solo 42 se han acogido a esa medida.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Los países del G20, las principales economías del mundo, son los principales prestatarios de las naciones con menos recursos y China destaca por ser de lejos el mayor acreedor.

De hecho, en 2019, China era dueña del 63% de los fondos que los países más pobres deben al G20, un aumento significativo con respecto a 2013, cuando poseía el 45%, según datos incluido en el informe publicado este lunes por el BM.

Al respecto, Malpass advirtió de que varios acreedores de China no están participando en la moratoria o lo hacen de manera parcial, lo que supone una fuerte pérdida de recursos para los países más necesitados.

La pandemia ha incrementado la preocupación sobre las economías de los países más pobres, que aumentaron sus deudas de manera sustancial tras la crisis económica de 2008.

El Banco Mundial ya ha pedido en reiteradas ocasiones una extensión de la moratoria al pago de los servicios de la deuda de los países más pobres y ha avisado de que la pandemia podría empujar a 150 millones de personas a vivir bajo condiciones de pobreza extrema en 2021.

Fuente: Listín Diario

Robert Zoellick, expresidente del Banco Mundial: “El mundo podría volver a parecerse al de 1900, cuando las grandes potencias estaban compitiendo”


Anuncios

Para el expresidente del Banco Mundial Robert Zoellick solo hay una manera de que la economía mundial salga de la actual crisis provocada por la pandemia del coronavirus: la cooperación entre países.

Es “la única forma en que la economía mundial saldrá de la recesión“, le dijo a la BBC.

Zoellick, quien se desempeñó como presidente del Banco Mundial entre 2007 y 2012, los años que abarcaron la crisis financiera mundial, dijo que su mayor preocupación eran las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China.

De hecho, calificó la ruptura entre ambos países una seria amenaza para la recuperación económica mundial.

“Creo que (la relación) está en caída libre hoy y no creo que sepamos dónde está el fondo, y esa es una situación muy peligrosa”, agregó.

Además advirtió que “el mundo podría parecerse más al mundo de 1900, cuando las grandes potencias estaban compitiendo”, si los países comienzan a alejarse de la globalización y persiguen intereses nacionalistas.

La persona a la que culpa de causar gran parte del daño es el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Crisis financiera

Como dirigente del Banco Mundial, Zoellick trabajó en estrecha colaboración con el Fondo Monetario Internacional y los gobiernos de todo el mundo para abordar la crisis financiera.

“La crisis financiera de 2008-09 fue un acontecimiento muy grave, pero el G-20 y los bancos centrales cooperaron. El presidente (George W.) Bush y el entonces presidente (Barack) Obama fueron parte de los esfuerzos internacionales con (el entonces primer ministro de Reino Unido) Gordon Brown”, dijo.

“Francamente, incluso China tenía un programa de estímulo muy fuerte y también cooperó de varias maneras. Hoy no tenemos ese tipo de cooperación“.

Zoellick pidió a Estados Unidos que trabaje en estrecha colaboración con China para encontrar una solución a la pandemia, en lugar de “acusarlos por ello”.

Anuncios

Las “fallas” de Trump

Zoellick, uno de los funcionarios públicos más importantes de Estados Unidos, ha asesorado a seis presidentes estadounidenses durante su carrera, y también ejerció el cargo de subsecretario de Estado.

Sirvió en los gobiernos de los anteriores presidentes republicanos, George W. Bush y George H. W. Bush, pero ahora muestra con claridad su aversión por el actual ocupante republicano de la Casa Blanca.

“Me he opuesto a Trump desde el principio… no solo por sus posiciones políticas, sino también por lo que creo que son fallas en su carácter”.

“Me preocupaba lo que podría hacer con las instituciones y la Constitución y estamos viendo que eso se confirma, y ​​en la pandemia, estamos viendo otra dimensión, una cuestión de competencia”.

Zoellick cree que el escepticismo del presidente Trump sobre las alianzas de EE.UU. y el proteccionismo se ha sumado a las ansiedades asiáticas, en un momento en que el poder de China está comenzando a eclipsar la región.

Es un tema que explora en su nuevo libro America in the World: A History of US Diplomacy and Foreign Policy (Estados Unidos en el mundo: una historia de la diplomacia y la política exterior estadounidense).

Fuente: BBC Mundo.

Las 14 recesiones de los últimos 150 años (y por qué la del coronavirus sería la cuarta peor)


En los últimos 150 años, el mundo ha sufrido 14 recesiones, y se espera que la causada por el nuevo coronavirus sea la cuarta peor, según predice el Banco Mundial.

Para el organismo, la turbulencia económica resultante de la pandemia de covid-19 solo sería superada por las crisis que ocurrieron al comienzo de la Primera Guerra Mundial, en 1914, en la Gran Depresión, en 1930-32, y después de la desmovilización de las tropas tras la Segunda Guerra Mundial, en 1945-46.

El Banco Mundial espera que el PIB global per cápita se reduzca un 6,2% este año, más del doble que el registrado en la crisis financiera de 2008.

Pero ¿cuándo y por qué la economía mundial se contrajo 14 veces? A continuación encontrarás la lista completa, en orden cronológico, y con una breve explicación.

1) 1876 (contracción del 2,1%)

La recesión de 1876 se debió al llamado pánico de 1873, una grave crisis financiera que desencadenó una depresión en Europa y América del Norte que duró hasta 1879.

Sus causas son variadas, pero tienen que ver, entre otros factores, con la inflación estadounidense, las inversiones especulativas desenfrenadas (predominantemente en ferrocarriles), la desmonetización de la plata en Alemania y Estados Unidos y la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871).

2) 1885 (contracción del 0,02%)

La contracción de la economía global en 1885 está directamente relacionada con la recesión estadounidense que fue desde 1882 a 1885.

Con 38 meses de duración, fue la tercera recesión más grande en Estados Unidos, después de la Gran Depresión de 1929 y la Gran Depresión de 1873.

En mayo de 1884, el colapso de una correduría, Grant y Ward, causó un desplome generalizado en el mercado de valores del país, afectando severamente la economía estadounidense.

3) 1893 (contracción del 0,8%)

La crisis de 1893 fue una depresión económica severa en Estados Unidos que terminó en 1897, afectando profundamente a todos los sectores de la economía y desencadenando problemas políticos.

Por primera vez, el nivel de desempleo en Estados Unidos superó el 10% durante más de media década.

Vale la pena recordar que el período que duró desde 1873 hasta 1879 o 1896 (dependiendo de la métrica utilizada), fue apodado en el momento como ‘Gran Depresión’ y mantuvo ese nombre hasta la otra Gran Depresión de 1930. Afectó particularmente a Europa y Estados Unidos.

Aunque fue un período de contracción económica y deflación generalizada, no fue tan grave como la crisis financiera de 1930.

4) 1908 (contracción del 3%)

El pánico de 1907 fue la primera crisis financiera mundial del siglo XX, solo superada en gravedad por la Gran Depresión de 1930.

Esta recesión creó un importante legado, ya que estimuló el movimiento de reforma monetaria que condujo al establecimiento de la Reserva Federal, el banco central estadounidense.

Los economistas argumentan que las lecciones del pánico de 1907 cambiaron la forma en que los banqueros de Nueva York percibieron la importancia de un banco central porque el pánico se instaló principalmente entre compañías fiduciarias, instituciones que competían con los bancos por los depósitos.

5) 1914 (contracción del 6,7%)

La recesión de 1914 coincide con el comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Los economistas dicen que esta contracción, aunque severa, fue eclipsada y olvidada por otra crisis, la diplomática, que causó el primer conflicto global de la historia.

A medida que la confrontación se hizo cada vez más inminente, el miedo en los mercados globales desencadenó un gran pánico financiero.

Los inversores, temiendo que no se pagarían sus deudas, retiraron acciones y bonos en una carrera por dinero, lo que en ese momento significaba una carrera por el oro.

La Bolsa de Londres reaccionó y cerró el 31 de julio, permaneciendo así durante cinco meses. El mercado bursátil de EE.UU. también cerró el mismo día y estuvo sin operaciones cuatro meses.

Más de 50 países experimentaron algún tipo de agotamiento de activos o ejecución bancaria.

Según Richard Roberts, profesor de Historia Contemporánea del King’s College de Londres, “durante seis semanas, en agosto y principios de septiembre, se cerraron todas las bolsas de valores del mundo, a excepción de Nueva Zelanda, Tokio y la Bolsa de Minería de Denver, Colorado.”

6) 1917-1921 (contracción del 4,4%)

La recesión de 1917 a 1921 ocurrió al final de la Primera Guerra Mundial, cuando el mundo todavía se estaba recuperando del daño causado por la confrontación.

7) 1930-1932 (contracción del 17,6%)

Considerada la peor recesión económica del sistema capitalista del siglo XX, la Gran Depresión, también conocida como la Crisis de 1929, comenzó ese año con el colapso de la Bolsa de Nueva York.

Varios países del mundo sufrieron los efectos devastadores de este cataclismo financiero.

El 24 de octubre de 1929 se considera su principal punto de referencia porque, ese día, los precios de las acciones en la Bolsa de Nueva York se desplomaron dramáticamente.

El colapso del mercado de valores se conoció como Jueves negro. Miles de accionistas lo perdieron todo de la noche a la mañana.

Este colapso aceleró drásticamente los efectos de la recesión existente, causando el cierre de empresas e industrias y forzando despidos masivos.

8) 1938 (contracción del 0,5%)

La recesión comenzó en 1937 durante la recuperación de la Gran Depresión.

Según la Oficina Nacional de Investigación Económica de EE.UU., esta contracción, que ocurrió entre mayo de 1937 y junio de 1938, fue la tercera peor recesión del país en el siglo XX.

El PIB real estadounidense cayó un 10%, el desempleo -que había disminuido considerablemente después de 1933- alcanzó el 20% y la producción industrial se contrajo el 32%.

Según los economistas, las posibles causas de esta recesión fueron una contracción en la oferta monetaria causada por las políticas de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro y las políticas fiscales contractivas, que incluyen la reducción del gasto público y el aumento de la recaudación fiscal a través de ingresos por impuestos de los ciudadanos.

9) 1945-1946 (contracción del 15,4%)

La recesión de 1945-1946 fue el resultado directo del período de posguerra.

El conflicto, que involucró a más de 70 países, causó daños drásticos a la economía mundial, particularmente en Europa y Estados Unidos.

10) 1975 (contracción del 0,8%)

La recesión de 1973-1975 o también llamada recesión de la década de 1970 fue un período de estancamiento económico en gran parte del mundo occidental que puso fin al auge económico que siguió a la Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de las recesiones anteriores, fue la “estanflación”, es decir, una combinación de recesión y alta inflación.

Entre sus causas principales se encontraban la crisis del petróleo de 1973 y el colapso del sistema de gestión económica internacional de Bretton Woods con el llamado “Nixon shock”, una serie de medidas adoptadas por el presidente estadounidense Richard Nixon que incluía terminar unilateralmente con la convertibilidad del dólar en oro.

11) 1982 (contracción del 1,3%)

La recesión de principios de 1980 fue una severa crisis económica que afectó a gran parte del mundo desarrollado a fines de los años 70 y principios de los 80.

Sus efectos no fueron tan duraderos en Estados Unidos y Japón, pero el alto desempleo continuó afectando a otros países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) hasta al menos 1985.

Sus orígenes se remontan a la crisis del petróleo de 1973 y la crisis energética de 1979. Hasta entonces, fue la recesión más profunda desde el período de posguerra.

12) 1991 (contracción del 0,3%)

La recesión de principios de la década de 1990 afectó a gran parte del mundo occidental.

Se cree que fue causada por la política monetaria restrictiva promulgada por los bancos centrales, principalmente en respuesta a las preocupaciones sobre la inflación, la pérdida de la confianza de los consumidores y las empresas.

Esos factores fueron el resultado del shock del precio del petróleo en 1990, el final de la Guerra Fría y el posterior caída en el gasto de defensa, la crisis de ahorro y préstamo y una caída en la construcción de oficinas como resultado de la sobreconstrucción en la década de 1980.

13) 2009 (contracción del 2,9%)

La recesión de 2009 surgió del colapso del mercado inmobiliario de Estados Unidos debido a la crisis financiera de 2007-2008 y la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Como resultado, varias empresas y bancos tuvieron que ser rescatados por los gobiernos centrales de todo el mundo.

Según el FMI (Fondo Monetario Internacional), fue “el colapso económico y financiero más grave desde la Gran Depresión de la década de 1930”.

Sin embargo, esta contracción no se sintió igualmente en todo el mundo. Si bien, por un lado, la mayoría de las economías desarrolladas entraban en recesión, los países emergentes sufrían un impacto proporcionalmente mucho menor.

A modo de comparación, en 2009, el PIB estadounidense cayó un 2,5% mientras que el brasileño, un 0,1%. Al año siguiente, Brasil registró un rotundo crecimiento del 7,5%.

14) 2020 (contracción estimada del 6,2%)

Según el Banco Mundial, se espera que la economía mundial se reduzca en más del 5% debido a la pandemia de covid-19.

El nuevo virus, que se originó en China, obligó a la mayoría de los países a implementar medidas firmes para restringir el movimiento de personas.

Con las poblaciones limitadas por el temor de la saturación de los sistemas de salud, los intercambios económicos se vieron gravemente obstaculizados.

“Los pronósticos actuales sugieren que la recesión mundial de coronavirus será la más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, con la mayor parte de las economías experimentando disminuciones en el PIB per cápita desde 1870”, dijeron los economistas Ayhan Kose y Naotaka Sugawara en el blog del Banco Mundial.

Fuente: BBC Mundo

Crisis económica por el coronavirus: los 30 países cuyas economías crecerán este año a pesar de la pandemia (y cuál es el único de Sudamérica)


Al infectar a millones de personas y provocar que los gobiernos confinen a sus poblaciones, el nuevo coronavirus dejó a las economías de todo el mundo en la sala de cuidados intensivos.

En un informe reciente, el Banco Mundial advirtió que la pandemia de covid-19 causará la mayor crisis económica mundial desde por lo menos 1870 y amenaza con provocar un aumento drástico en los niveles de pobreza en todo el mundo.

Pero para 30 países este año será de crecimiento, aunque menor de lo esperado, con raras excepciones (ver la lista al final de este artículo).

Una de esas excepciones es Guyana, un país vecino de Brasil, que se espera que muestre un crecimiento de más del 50% este año, el más grande del mundo, debido al comienzo de la explotación de petróleo, aunque el precio del crudo cayó a uno de los niveles más bajos de la historia.

La nación también será la única que crecerá en América Latina y el Caribe.

De las regiones del mundo, solo Asia oriental y el Pacífico mostrarán crecimiento (0,5%), principalmente debido a China. Sin embargo, se espera que el gigante asiático crezca solo un 1%, una tasa pequeña en comparación con años anteriores.

A pesar de esto, el Banco Mundial espera que el PIB mundial se reduzca un 5,2% este año, más del doble que el registrado en la crisis financiera de 2008.

“Cinco razones”

Pero entonces, ¿qué hay detrás del crecimiento de estos 30 países este año?

“Los pocos mercados emergentes y economías en desarrollo que se espera que eviten las contracciones en la actividad económica este año tienden a ser menos abiertos, más agrícolas y menos dependientes del sector de servicios”, dicen a BBC Brasil los economistas del Banco Mundial responsables del informe Perspectivas Económicas Mundiales.

Y citan cinco puntos para explicar por qué estos países crecerán:

1. Menos integración en el comercio mundial

Según los economistas, estos países están “significativamente menos integrados en el comercio mundial, lo que ayuda a aislarlos parcialmente de los graves efectos mundiales de la caída de la demanda externa”.

“Los índices de exportación/PIB en estos países son aproximadamente 35% menores que el promedio de los países emergentes y en desarrollo, y los índices actuales de comercio/PIB (importaciones más exportaciones) son aproximadamente 25% más bajos”, dicen.

2. Mayor dependencia de la agricultura

Según los economistas, estos países tienden a depender más del sector agrícola, que en promedio ha estado “menos expuesto a la caída inducida por la pandemia en los precios de los productos básicos; los precios de los productos agrícolas disminuyeron solo marginalmente, en comparación con las fuertes caídas observadas en los precios de los productos industriales”.

“Los sectores agrícolas de las economías que se espera que crezcan este año representan más del doble del tamaño (128%) del promedio de los países emergentes y en desarrollo”, dicen.

3. Sector servicios más pequeño

Estos países también tienden a tener sectores de servicios que son “aproximadamente 20% menores que el promedio de los países emergentes y en desarrollo”, señalan los economistas.

“Los sectores de servicios se ven particularmente afectados por la pandemia, ya que varias actividades que involucran interacciones se han interrumpido debido a la distancia social”, dicen.

4Menos dependencia del turismo

“Estas economías también son notablemente menos vulnerables al colapso de los viajes y el turismo mundiales, ya que sus sectores turísticos son la mitad del tamaño del promedio de los países emergentes y en desarrollo”.

5. Menos impacto de la pandemia

Según los economistas, “aunque la capacidad para realizar pruebas dificulta la comparación confiable de brotes entre países, (…) el tamaño de los brotes (en relación con el tamaño de la población) en las economías que se espera que crezcan este año fue aproximadamente 75% menor que el promedio de los países emergentes y en desarrollo cuando publicamos el informe”.

Además, hubo menos restricciones de movimiento en estos países, a diferencia del resto del mundo.

“Las restricciones en estas economías también fueron 20% menos estrictas que el promedio de los países emergentes y en desarrollo”.

África subsahariana

La mayoría de los países que crecerán este año se encuentran en lo que se llama África subsahariana.

A pesar de su dependencia de las exportaciones de productos industriales (metales, minerales y petróleo), son naciones que están menos integradas en el comercio mundial y más dependientes de la agricultura, lo que ayuda a aislarlas en parte “de los graves efectos globales de la caída de la demanda externa”, dicen los economistas.

“Alrededor de dos tercios de las 31 economías que se espera que crezcan en 2020 se encuentran en África subsahariana, donde representan aproximadamente una cuarta parte del PIB de la región”.

“Para los países de África subsahariana hay razones estructurales, incluida una integración relativamente menor en la economía mundial a través de los canales comerciales y la alta dependencia de la agricultura, que deberían proporcionar algún tipo de aislamiento”, señalan.

Sin embargo, señalan que “incluso para las economías que se espera se se van a expandir en 2020, el crecimiento será mucho menor que la tendencia, un promedio de casi 4 puntos porcentuales por debajo de las tasas de crecimiento promedio de 2015-19”.

Además, hay otros factores en juego, según los economistas.

Los brotes de covid-19 fueron “inferiores a los de otras regiones”, y las restricciones para quedarse en casa fueron, en promedio, “10% menos estrictas”.

“Sin embargo, uno de los principales riesgos para las perspectivas en África Subsahariana es que estos brotes domésticos no sean controlados y aumenten de tamaño”, indican.

“Dadas las diversas vulnerabilidades subyacentes de la región, incluidos los sistemas de atención médica débiles y con fondos insuficientes, una pandemia más prolongada con brotes más grandes puede ser devastadora para la actividad en la región”, advierten.

“En el escenario negativo que estimamos, donde la pandemia no esté controlada, el número de economías en África Subsahariana que crecerá en 2020 caerá un 75%”, expresan.

___________________________________________________________________________

Países emergentes y en desarrollo que se espera que crezcan en 2020 (en % del PIB):

Asia oriental y el Pacífico

China (1%), Laos (1%), Myanmar (1,5%) y Vietnam (2,8%)

Europa (excluyendo la UE) y Asia Central

Uzbekistán (1,5%)

América Latina y el Caribe

Guyana (51,1%)

Medio Oriente y norte de África

Djibouti (1.3%), Egipto (3%)

Sur de Asia

Bangladesh (1,6%), Bután (1,5%), Nepal (1,8%)

África subsahariana

Benin (3.2%), Burkina Faso (2%), Burundi (1%), República Centroafricana (0.8%), Costa de Marfil (2.7%), Etiopía (3.2%), Gambia (2.5%), Ghana (1.5%), Guinea (2.1%), Kenia (1.5%), Malawi (2%), Mali (0.9%), Mozambique (1, 3%), Níger (1%), Ruanda (2%), Senegal (1.3%), Tanzania (2.5%), Togo (1%), Uganda (3.3%).

Fuente: BBC News Mundo

La caida de la demanda DE los commodities


La caída actual de la demanda de petróleo supera a las de recesiones mundiales anteriores

Disminución porcentual en la demanda de petróleo (2020−9,3)(1980−4,12) (1981−3,08) (1982−2,69) (1974−1,42) (2009−0,97) (1975−0,83) )2008−0,66) (1983−0,24) (1993−0,22) Los datos para 2020 se basan en estimaciones de la AIE.Fuente: Banco Mundial

Se prevé que los precios de la energía en general que también incluyen los del gas natural y el carbón se reducirán en promedio un 40 % en 2020 con respecto a 2019, si bien experimentarán un repunte notable el próximo año. Aunque los precios del gas natural han disminuido considerablemente este año, los del carbón se han visto menos perjudicados, ya que la demanda de electricidad se ha visto menos afectada por las medidas de mitigación.

La interrupción de la actividad económica ha afectado a productos básicos industriales como el cobre y el zinc, y  se espera que este año los precios de los metales en general caigan.  La desaceleración del crecimiento económico en China, que representa la mitad de la demanda mundial de metales, afectará a los precios de los metales industriales. Por otra parte, los precios del oro han aumentado, dado que los compradores han buscado seguridad frente a las turbulencias de los mercados financieros.

Los precios agrícolas están menos vinculados al crecimiento económico y solo han sufrido disminuciones menores en los primeros meses del año, con la excepción del caucho, que experimentó una fuerte caída, y del arroz, que aumentó debido al empeoramiento de las condiciones de las cosechas y a algunas restricciones comerciales. Se prevé que en 2020 los precios mundiales de los productos agrícolas se mantengan en general estables, ya que los niveles de producción y las existencias de la mayoría de los alimentos básicos se encuentran en máximos históricos.

 Mayoría de los mercados de alimentos están bien abastecidos. Sin embargo, la preocupación por la seguridad alimentaria ha aumentado a medida que los países anuncian restricciones comerciales, entre ellas prohibiciones de exportación de ciertos productos básicos y realizan compras extraordinarias. Del mismo modo, la producción de productos básicos agrícolas, y en especial en la próxima temporada, podría verse afectada por las perturbaciones en el comercio y la distribución de insumos como fertilizantes, plaguicidas y la disponibilidad de mano de obra. Los desajustes de las cadenas de suministro ya han afectado a las exportaciones de productos perecederos como flores, frutas y hortalizas de algunos mercados emergentes y economías en desarrollo entre ellas prohibiciones de exportación de ciertos productos básicos— y realizan compras extraordinarias. Del mismo modo, la producción de productos básicos agrícolas, y en especial en la próxima temporada, podría verse afectada por las perturbaciones en el comercio y la distribución de insumos como fertilizantes, plaguicidas y la disponibilidad de mano de obra. Los desajustes de las cadenas de suministro ya han afectado a las exportaciones de productos perecederos como flores, frutas y hortalizas de algunos mercados emergentes y economías en desarrollo.

A pesar de que los mercados están bien abastecidos, las restricciones a las exportaciones podrían perjudicar la seguridad alimentaria de los países importadores. El Banco Mundial se ha unido a otras organizaciones en el llamado a la acción colectiva para que el comercio de alimentos siga fluyendo entre países.

El impacto de la pandemia de COVID-19 en los mercados de productos básicos en general puede dar lugar a cambios a más largo plazo. Los costos de transporte podrían ser más elevados debido a los requisitos adicionales para el cruce de fronteras. El aumento de los costos comerciales afectará en particular a los productos básicos agrícolas y alimentarios y a los textiles. Las decisiones de hacer acopio de ciertos productos básicos podrían afectar a los flujos comerciales y repercutir en los precios mundiales.

Los mercados emergentes y las economías en desarrollo que dependen de los productos básicos serán las más vulnerables a los efectos económicos de la pandemia. Además de las consecuencias sanitarias y humanas a las que se enfrentan, y de los efectos de la recesión económica mundial, la reducción de la demanda de exportaciones y la perturbación de las cadenas de suministro repercutirán en las economías de esos países.

Fuente: Banco Mundial