Archivo de la etiqueta: #americalatina

Ver “Por qué está cayendo el dólar y cómo puede afectar a América Latina”


Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Las claves del RCEP, el mayor tratado de libre comercio del mundo (y cómo afecta a América Latina)


Anuncios

Tras una década en proceso, el mayor acuerdo comercial del mundo es un hecho.

Líderes de Asia firmaron este domingo en Hanoi el megatratado que incluye a los diez miembros de la Asociación de Países del Sudeste Asiático (Asean) además de China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

Entre todos los miembros suman casi un tercio de la población mundial y el 29% del Producto Interno Bruto del planeta.

El acuerdo, que lleva el nombre de RCEP (siglas en inglés de Regional Comprehensive Economic Partnership, Alianza Integradora Económica Regional), será mayor que el de T-MEC (Estados Unidos, México y Canadá) y que la Unión Europea.

India también formó parte de las negociaciones, pero se retiró el año pasado por su preocupación de que la reducción de aranceles perjudicaran a sus productores.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

¿Qué significa?

El RCEP eliminará aranceles a las importaciones por los próximos 20 años e incluye provisiones respecto a propiedad intelectual, telecomunicaciones, servicios financieros, comercio electrónico y servicios profesionales.

Muchos de los países miembros ya tienen tratados de libre comercio entre sí, pero con limitaciones.

“Los tratados de libre comercio existentes pueden resultar muy complejos en comparación con el RCEP”, dice Deborah Elms, de la organización Asian Trade Centre, a Tim McDonald, corresponsal de la BBC en Singapur.

Negocios que se basan en cadenas globales de suministro podían verse afectados por los aranceles, pese a que existiera un tratado de libre comercio, porque sus productos tenían componentes hechos en otro lugar.

Un producto hecho en Indonesia que contiene partes fabricadas en Australia, por ejemplo, podía ser gravado con aranceles.

Bajo el RCEP, sin embargo, los componentes de cualquier país miembro serán tratados igual, lo que podría dar a las compañías de los países RCEP un incentivo para asociarse con proveedores de la nueva alianza regional.

¿Cuál es su importancia geopolítica?

La idea del RCEP nació en 2012 y fue vista como una forma de China, el mayor importador y exportador de la región, de contrarrestar la influencia que Estados Unidos estaba tomando en Asia-Pacífico bajo el gobierno de Barack Obama.

Obama había promovido el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (Trans-Pacific Partnership o TPP), del que formaban parte México, Chile y Perú, y no China.

El interés en el RCEP creció cuando Trump retiró del TPP en 2017 a su país, que era el arquitecto del acuerdo y cuya economía abarcaba dos terceras partes de la del bloque.

De hecho, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y que Trump haya privilegiado el “Estados Unidos primero” y acabado con la idea de Obama de mirar más hacia Asia ha servido para impulsar y completar RCEP, que es visto como la oportunidad de Pekín de establecer la agenda comercial regional en ausencia de Washington.

Como fuente clave de importaciones y principal destino de exportaciones para la mayoría de miembros del RCEP, China parece ser el principal beneficiado y está bien posicionado para influir en las normas comerciales y expandir su influencia en Asia-Pacífico, algo que Obama quería prevenir.

Anuncios

¿Cambiará algo la presidencia de Biden?

El comercio internacional estuvo mucho menos en la agenda en esta campaña presidencial y Biden ha dicho relativamente poco sobre si su política comercial cambiará significativamente ni sobre si reconsiderará entrar en el TPP.

Biden apuesta por regresar a una política de multilateralismo, como Obama, pero es prematuro hablar de acuerdos comerciales dados los enormes retos que enfrenta a nivel interno.

Y se arriesga a que sea percibido como algo que perjudica a los sindicatos que le ayudaron a conseguir el triunfo en los estados del cinturón industrial.

Se espera que sus prioridades comerciales se centren en trabajar con aliados para presionar a China y forzar cambios en la Organización Mundial de Comercio.

Regresar a lo que era el TPP podría no ocurrir a corto plazo.

Los sindicatos y progresistas que respaldaron la elección de Biden se han mostrado escépticos sobre los acuerdos de libre comercio y representantes de estos grupos están presentes en su equipo de transición. Es posible que defiendan ciertas protecciones a industrias vulnerables como el acero y el aluminio.

Si Biden decide volver a reconectar con Asia-Pacífico, podría actuar como contrabalance de China.

¿Cómo afecta a América Latina?

El comercio bilateral entre Asia y América Latina ha crecido de forma continua en las últimas décadas, pero la integración entre ambas regiones tiene mucho margen de mejora.

“A corto plazo, el RCEP puede causar algún desvío comercial, limitar el crecimiento en el comercio entre América Latina y Asia”, dice a BBC Mundo Jack Caporal, experto en comercio del Center for Strategic & International Studies (CSIS), con sede en Washington.

“Sin embargo las normas comunes harán más fácil para las compañías de América Latina con presencia en Asia hacer negocios allí”, afirma Caporal.

“Una cuestión importante para los países de América Latina es si persiguen la integración con Asia individualmente o de forma conjunta como a través de la alianza del Pacífico (TPP) o Mercosur”, agrega.

“Desde que el comercio entre América Latina y China explotó en los años 2000, liderado casi en exclusiva por el rápido crecimiento de China y su necesidad de materias primas, los países de la región han buscado una mayor integración con Asia en general, no sólo con China sino en particular con Japón Corea del Sur e India”, dice a BBC Mundo Cynthia Arnson, experta del Wilson Center en las relaciones entre ambas regiones.

Arnson afirma que ese era el espíritu del TPP, ahora diezmado sin Estados Unidos.

“A menos que el gobierno de Biden regrese al TPP, los países de América Latina se verán atraídos a la mayor cuota de mercado en Asia que ahora está representada por el RCEP”, agrega.

Nicolás Albertoni, profesor de la Universidad Católica del Uruguay e investigador asociado del Laboratorio de Política Internacional y Seguridad de University of Southern California, cree que es una “desventaja” para los países que no forman parte de este tipo de megaacuerdos.

“Es clave que los países de América Latina (principalmente del Cono Sur) que no son parte vayan a tocar la puerta y pidan ser parte de estos acuerdos”, le dice a BBC Mundo.

“Poco ambicioso”

Aunque el RCEP fue una iniciativa de los diez países de la Asean, muchos la consideran una alternativa respaldada por China al TPP, una propuesta de acuerdo que excluye a China pero incluye a muchos países asiáticos.

Doce naciones, entre ellas Chile, México y Perú, firmaron el TPP en 2016 antes de que Trump retirara a su país del acuerdo en 2017.

Sin Estados Unidos, el resto de países firmó el CPTPP.

Aunque incluye a menos países, el CPTPP reduce aún más los aranceles que el RCEP e incluye provisiones sobre empleo y medio ambiente.

El ex primer ministro de Australia Malcolm Turnbull criticó el nuevo acuerdo por anticuado.

“Habrá bombos y platillos por la firma y la entrada en vigor del RCEP, pero es un acuerdo comercial poco ambicioso, no deberíamos engañarnos”, dijo Turnbull, que firmó en nombre de su país el TPP.

Activistas temen la falta de provisiones para proteger a los trabajadores y el medio ambiente y que perjudique a granjeros y negocios pequeños en un momento en el que ya están sufriendo por la pandemia.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Diferencias a un lado

En lo positivo, el RCEP une a países que a menudo han mantenido relaciones espinosas, como es el caso de China y Japón.

Tanto Australia como China se suman al acuerdo a pesar de los reportes de que China podría boicotear algunas importaciones de Australia por diferencias políticas.

“Uno puede cooperar con alguien o simplemente odiarlo, como pasa con las personas. El RCEP ha hecho un trabajo impresionante en separarse de otras disputas”, dice Elms.

Fuente: BBC Mundo.

El FMI pide a los gobiernos de América Latina extender los apoyos económicos hasta lograr la recuperación


Anuncios

La institución estima que la región se contraerá un 8.1% este año

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, ha recomendado a los gobiernos de América Latina y el Caribe mantener los apoyos económicos y fiscales hasta que la recuperación económica esté encauzada.

Así lo ha expresado Georgieva en la inauguración del trigésimo octavo período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en el que han participado los presidentes de Costa Rica, Carlos Alvarado, y Cuba, Miguel Díaz-Canel; el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, y el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, entre otros.

En su intervención, la directora gerente de la institución con sede en Washington ha resaltado el fuerte impacto que ha tenido la pandemia en la región latinoamericana tanto en materia sanitaria como económica. En concreto, ha recordado que las previsiones para el PIB de América Latina apuntan a una contracción del 8.1% este año, con 50 millones de personas más inmersas en la pobreza y una desigualdad elevada que impedirá alcanzar los niveles de actividad prepandemia hasta, al menos, el 2023.

Además, Georgieva ha destacado que el organismo multilateral que dirige ha extendido 64,000 millones de dólares a la región y ha asegurado que están dispuestos “a hacer más”. “Esta es una oportunidad única en un siglo para construir un mundo que sea más justo, y equitativo, más verde y sostenible, más inteligente y resiliente frente a los cambios”, ha apostillado la directora.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Una de las crisis más graves de la región

Por su parte, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha remarcado que la región americana está viviendo una de las crisis más graves de su historia. Gurría ha afirmado que la única manera de salir de dicha crisis y evitar que vuelva a suceder algo “tan grave” es “reconstruir mejor”.

Así, el secretario de la OCDE ha apostado por establecer un nuevo pacto social, con el objetivo principal de lograr el bienestar social, que cuente con elementos como la inclusión social, el papel de la mujer en el empleo de la región, la mejora de calidad de los servicios públicos, la innovación, la sostenibilidad ambiental y la cooperación internacional.

En lo referente a sostenibilidad fiscal, Gurría ha sostenido que, a pesar de una alta heterogeneidad fiscal en América Latina, los ingresos fiscales de la región “son bajos”, alcanzando una media de aproximadamente el 23% del PIB, frente al 34% de la media de los países de la OCDE.

Para esta mejora en materia fiscal, Gurría ha calificado como “fundamental” la lucha contra la elusión y la evasión fiscal, así como la mejora de la eficiencia y la transparencia de las administraciones tributarias.

De su lado, el secretario general de las Organizaciones de las Naciones Unidas, António Guterres, ha destacado que desde el principio de la pandemia ha abogado por un paquete de emergencia equivalente a al menos el 10% de la economía global. “Necesitamos compromiso colectivo para permitir que todos los países tengan espacio fiscal para sus medidas de respuesta y recuperación”, ha defendido Guterres.

Además, Guterres ha resaltado el liderazgo de la secretaria ejecutiva de Cepal, Alicia Bárcena, y ha hecho eco a sus propuestas de avanzar hacia un ingreso básico en la región, extender plazos y financiamientos a las micro y pequeñas empresas y cerrar las brechas digitales.

La secretaria ejecutiva de Cepal ha advertido de que América Latina y el Caribe se enfrentan a su peor crisis en 100 años, en un escenario caracterizado por las desigualdades, el poco espacio fiscal y el deterioro ambiental creciente. “La crisis que sufre América Latina y el Caribe en 2020, con una caída del PIB del 9.1%, será la peor en toda su historia. A fines del 2020, el nivel de PIB per cápita sería igual al de 2010, es decir, habría un retroceso de 10 años con fuerte aumento de la desigualdad y la pobreza”, ha apuntado Bárcena.

Por otro lado, la secretaria ejecutiva ha señalado como necesario refundar el multilateralismo sobre unas nuevas bases que amplíen los espacios de política y se corrija el “sesgo recesivo” de la economía internacional.

Fuente: Economíahoy.mx

La construcción en América Latina se contraerá más que en cualquier otra región en 2020


Anuncios

Perú y Argentina verían caer este sector económico en hasta un 24% este año

Para 2021, se espera que repunte la actividad en especialmente en Perú, Chile y Colombia

Una firma de consultoría global redujo su pronóstico de producción de construcción para 2020 para América Latina a -11,4% (desde el -6,8% anterior), principalmente debido al repunte más lento de lo esperado en la actividad de la construcción en la segunda mitad del año. A medida que el coronavirus continúa propagándose por la región, las empresas de construcción todavía están luchando por reactivar sus operaciones, en muchos casos sin éxito.

Las alarmantes proyecciones son de GlobalData, cuya economía para la región, Dariana Tani, comenta: “El pronóstico revisado convierte a América Latina en la región con peor desempeño del mundo en términos de producción de construcción y refleja los daños económicos cada vez más profundos de la pandemia de COVID-19 y los estrictos bloqueos impuestos por las autoridades para limitar su propagación”.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Entre los países más grandes de la región, se espera que la producción de construcción de Perú se contraiga más este año con un -24%, seguida de Argentina (-23,5%), México (-15,2%), Colombia (-13,2%) y Chile (- 8,2%). En Brasil, se prevé que la producción caiga un 4,8% en comparación con el -6% anterior, ya que la continuidad de casi todas las actividades de construcción desde el inicio de la pandemia ha ayudado a evitar un resultado mucho peor en el segundo trimestre.

Tani continúa: “El avance en la reactivación de proyectos y el inicio de nuevos en algunos países se ha visto afectado por el continuo aumento en el número de casos de COVID-19 y la mayor incertidumbre en torno a la economía. En 2021, GlobalData espera que la industria se mantenga débil, aumentando solo un 0,2% antes de recuperarse al 3,1% durante el período de pronóstico restante (2022-2024)”, dice el informe, al que tuvo acceso El Economista América.

Qué pasará en 2021

Se espera que Perú, Chile y Colombia sean los de mejor desempeño el próximo año y se espera que la producción repunte al 16.8%, 6.8% y 4.8%, respectivamente. Mientras tanto, se espera que la actividad en Argentina, México y Brasil continúe cayendo, aunque a tasas mucho más débiles, cayendo en un -5,4%, -3,4% y -1,6%, respectivamente.

Tani agrega: “Si bien se espera que la actividad se recupere gradualmente en los próximos meses a medida que se alivien más restricciones relacionadas con COVID-19 en toda la región, no se espera que los niveles de producción registrados antes de la pandemia se restablezcan en los próximos cuatro años, dado que la región debilidades estructurales y problemas de larga data que se han agravado con la pandemia, incluidas las restricciones fiscales, las tensiones sociales, la creciente desigualdad, la baja productividad y el descontento general con las instituciones democráticas”.

Fuente: El Economista

Qué países de América Latina están “mejor preparados” para enfrentar el tsunami económico que amenaza a la región en los próximos años


La mayor crisis económica de las últimas décadas en América Latina está en pleno desarrollo, con un desempleo regional que supera el 13% y que en la práctica significa que 41 millones de personas han perdido su trabajo.

Es “un récord histórico, la cifra más alta de desocupación”, desde que hay registros, dijo Vinicios Pinhero, director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para América Latina y el Caribe a comienzos de julio.

Esto ocurre cuando la región sigue siendo el epicentro de la pandemia de coronavirus y las proyecciones de caída en el crecimiento económico para este año rodean el -9%.

En este duro escenario para la región, ¿qué países de América Latina están “mejor preparados” para enfrentar el tsunami económico que amenaza a la región en los próximos años?

No hay una sola fórmula que defina cuándo un país está en mejor posición que otro para defenderse de la crisis.

Economistas consultados por BBC Mundo plantean que es necesario considerar muchas variables, como por ejemplo, las cifras macroeconómicas de un país, el nivel de deuda, las redes de protección social, el desempleo, la pobreza, la capacidad productiva de las empresas o el nivel de gasto fiscal, entre muchas otras.

Sin duda depende del nivel de ingresos, pero también de cómo estaban antes de que llegara la pandemia, qué tan duro golpeó, cómo ha sido su capacidad de reacción y qué tan expuesto está a los golpes externos.

Y lo que muchos anticipan es que, cuando pase el momento crítico de contagios, habrá más espacio para que -en medio de la crisis económica- aumente la inestabilidad social y política.

Es decir, el tsunami económico, vendría acompañado de otros efectos que marcarán el destino de los países de la región.

¿Quiénes podrían recuperar antes su nivel de crecimiento?

Aunque el crecimiento de la economía es solo una de las variables que muestra la fortaleza de un país para hacer frente a una crisis, es uno de los criterios más utilizados por los economistas para comparar el desempeño de los países.

El centro de estudios The Economist Intelligence Unit (EIU), anticipa que los países que podrían recuperar su nivel de crecimiento previo a la pandemia hacia fines de 2022 son: Colombia, Chile, Perú, Paraguay, Uruguay, República Dominicana, Costa Rica y Panamá.

El resto tendrá que esperar hasta el 2023, 2024 y 2025, incluyendo a las tres economías más grandes de la región: Brasil, México y Argentina.

“Hay algunos factores clave que determinarán la recuperación de los países a largo plazo”, le dice a BBC Mundo Abhijit Surya, economista especializado en América Latina del EIU.

Entre ellos están los fundamentos macroeconómicos de cada país, el endeudamiento de los sectores público y privado, la calidad del entorno interno para hacer negocios y la exposición de los países a los choques externos.

Con esos y otros elementos en mente, el equipo hizo una estimación de cuánto puede demorar la recuperación económica, en términos de crecimiento del PIB, como lo muestra el siguiente gráfico.

América Latina

Recuperación PIBPaís
2022Colombia
2022Chile
2022Peru
2022Paraguay
2022Uruguay
2022Dom Rep
2022Costa Rica
2022Panama
2023Brazil
2023Bolivia
2023El Salvador
2024Argentina
2024Ecuador
2025Mexico
2028Venezuela

Fuente: The Economist Intelligence Unit

Surya advierte que, como la situación está en constante evolución, pueden presentarse nuevos obstáculos.

El riesgo de contratiempos es alto dado que el brote de coronavirus no está bajo control en la mayor parte de la región”.

Por países, explica, hay ciertos casos paradigmáticos como el de Perú, cuya economía caería bruscamente este año, pero volverá a sus niveles previos a la pandemia en 2022.

“Esto refleja sus sólidos fundamentos macroeconómicos y su amplio espacio fiscal“, explica el analista.

Por el contrario, Brasil sufrirá una contracción menos fuerte este año, dice, pero tendrá que esperar hasta 2023 para recuperar sus niveles precrisis.

Como puntos débiles en la región, Surya menciona la extrema dependencia de las exportaciones de materias primas, la “gran economía informal”, redes de seguridad social relativamente débiles y sobreendeudamiento fiscal.

¿Quiénes tienen las mejores municiones para enfrentar la batalla?

“Es muy difícil la pregunta que me estás haciendo”, dice Daniel Titelman, director de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en diálogo con BBC Mundo.

“No se puede hacer un ranking porque algunos países están más avanzados en algunas cosas y más atrasados en otras”.

El economista sugiere algunos criterios que pueden ayudar a evaluar qué países están mejor preparados que otros: capacidad fiscal, protección social y actividad productiva.

“Los países que tienen una espalda fiscal más grande, por supuesto que tienen más capacidad de expandir el gasto para proteger a la población”, explica Titelman.

Mayor espalda fiscal

Esa capacidad fiscal depende de cómo era la situación fiscal antes de entrar a la pandemia, su capacidad de emitir más deuda, y la capacidad que tiene para que el sistema financiero internacional le de acceso a recursos.

“Al menos 10 países de la región han emitido deuda a través de la colocación de bonos en los mercados internacionales”, algo positivo que le ha permitido a los gobiernos contar con recursos para mitigar los efectos de la emergencia.

Mejores sistemas de protección social

Desde esta perspectiva, aquellos países con mejores sistemas de protección social también están mejor preparados para enfrentar el tsunami económico.

Esto es fundamental, dice Titelman, porque al principio un país recupera su crecimiento económico, pero toma mucho más tiempo recuperar los indicadores sociales como la pobreza y el desempleo.

Mejor capacidad de proteger el tejido productivo

En la región la mayor parte del empleo proviene de las pequeñas y medianas empresas. Si los gobiernos no tienen la capacidad de apuntalar a estas firmas para evitar el cierre de negocios y el despido de más trabajadores, el país estará en serios aprietos.

Es por eso que un país mejor preparado utiliza los recursos fiscales para apoyar a las familias y a las empresas con el fin de reactivar la actividad económica y destinar los fondos a aquellas áreas donde las necesidades son más apremiantes durante la emergencia, como el gasto en salud.

Fuente: BBC Mundo

Coronavirus en América Latina: los países en que se prevén las mayores caídas económicas este año (y los que serán menos golpeados)


América Latina venía creciendo a paso lento desde mucho antes que la pandemia descendiera sobre la región hacia fines de marzo.

Y la llegada del coronavirus provocó un retroceso de diez años. Es decir, tendremos el mismo nivel de Producto Interno Bruto (PIB) per cápita que en 2010, según cálculo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

“Será una nueva década perdida”, le dice a BBC Mundo Daniel Titelman, director de la División de Desarrollo Económico del organismo.

Con Latinoamérica convertida en el epicentro mundial de la pandemia, la contracción económica estimada para este año es de 9,1%, un descenso tan insólito que sería casi impensable en un contexto distinto al actual.

Es por eso que muchos analistas hablan de una “economía de guerra” en relación a la magnitud de lo que estamos viviendo.

En este escenario, los países de la región que prevén las caídas más brutales de actividad económica serán Argentina, Brasil y Perú (con la excepción de Venezuela que caería 26% este año, pero que no está incluida en este análisis por la dificultad para conseguir información detallada y confiable de su economía).

Y los que tendrán las caídas menos profundas serán Paraguay, Guatemala y Uruguay.

Aunque los efectos de la pandemia y las cuarentenas son un golpe brutal a las economías, también es cierto que a la caída contribuyen otros factores que ya estaban presentes antes de que el covid-19 se expandiera por la región dejando miles de contagiados y muertos.

Caída del PIB en América Latina

Proyección de Cepal para 2020

PaísPIB
Perú13,0
Argentina10,5
Brasil9,2
Ecuador9,0
México9,0
El Salvador8,6
Nicaragua8,3
Cuba8,0
Chile7,9
Panamá6,5
Honduras6,1
Colombia5,6
Costa Rica5,5
Rep. Dom.5,3
Bolivia5,2
Uruguay5,0
Guatemala4,1
Paraguay2,3

(todos los valores son bajo cero)Fuente: Cepal

Los países con las caídas más profundas

Perú

Salvo la extensa y profunda recesión que por años ha tenido Venezuela, el descenso de Perú supera por lejos al resto de los países latinoamericanos, con una caída estimada de la actividad económica del 13% para 2020.

El virus se expandió por el país en cuestión de días y, pese a los esfuerzos de contención, la curva de contagios se disparó a tal punto que el gobierno puso en marcha la que se convertiría en una de las cuarentenas más largas del mundo, que comenzó el 16 de marzo y se extendió hasta comienzos de julio.

Ese cierre, que permitió salvar vidas, dejó una profunda huella económica que ahora se refleja en la profunda contracción esperada para fin de año. Pero al cierre de actividades también se han sumado los golpes externos.

Sus principales socios comerciales, Estados Unidos y China, bajaron su demanda de productos del país andino. De hecho, solo en mayo las exportaciones peruanas bajaron 46%, especialmente los productos mineros como cobre y oro

Argentina

El caso de Argentina es bastante singular porque antes de la pandemia ya estaba en serios problemas, en medio de una gigantesca crisis de deuda pública.

El país arrastraba crecimiento negativo desde el año pasado y cuando el virus traspasó sus fronteras, el gobierno impuso confinamientos obligatorios con el fin de prevenir una explosión de contagios y muertes.

Las cosas estaban mal y la pandemia las empeoró.

Al igual que ha ocurrido en otros países, a los problemas internos se sumó la caída en la demanda exterior y la incertidumbre por la evolución de las negociaciones para reestructurar su deuda.

A fines de mayo y por novena vez en su historia, Argentina entró en default (cesación de pagos), agregando un ingrediente extra a los problemas estructurales que aún no le han permitido ponerse de pie.

Brasil

La pandemia no encontró bien parado a Brasil. Aunque está lejos de una crisis como la de Argentina, el año pasado tuvo un bajo nivel de crecimiento de solo 1,1%.

Y el primer trimestre de este año, cuando aún el virus no golpeaba con fuerza al país, ya estaba en una curva descendente.

Desde el sector externo, los grandes mercados como Estados Unidos, China y Europa también bajaron su demanda de productos brasileños.

Y, en el mercado regional, las exportaciones de manufactura brasileña dentro de Latinoamérica, dirigidas a países como Argentina, Chile o México, descendieron con fuerza.

Las dificultades se reflejaron en una paralización de industrias importantes como la automotriz, además del comercio y los servicios, lo cual influyó directamente en la contracción económica del país.

Los países con las menores caídas de su actividad económica

Paraguay

En los dos primeros del año, Paraguay tuvo un crecimiento bastante alto debido a la cosecha de la soja, un producto que tiene un peso importante en su economía.

Es por eso que la llegada de la pandemia encontró al país en una relativa buena posición.

A eso se suma que Paraguay ha logrado un mayor control de la pandemia que otros países y eso le permitió comenzar a flexibilizar el confinamiento a partir de mayo.

Ahora están en una etapa de regreso gradual a las actividades, con mayor apertura de la actividad económica y con la pandemia, al menos hasta ahora, bajo control.

Guatemala

Según las proyecciones de la CEPAL, Guatemala caerá menos que el promedio de Centroamérica y mucho menos que el de América Latina.

Eso se explica porque la agricultura tiene un fuerte impacto en la economía del país y, durante esta crisis, ha sido uno de los sectores menos afectados, en comparación con otros como el turismo.

Pese a que la economía global está pasando por una dura contracción, las exportaciones agrícolas importantes en Guatemala, como el azúcar y el cardamomo, han seguido creciendo.

Y ese es el factor clave que le ha ayudado al país a paliar los efectos negativos de la crisis.

Uruguay

Uruguay, al igual que Paraguay, verá una contracción en su economía de un nivel mucho menos profundo que los otros países latinoamericanos.

Este país logró controlar la pandemia y fue capaz de iniciar una reapertura económica en junio que permitió el regreso de los estudiantes a las escuelas y una normalización paulatina de las actividades.

A nivel latinoamericano, la brutal caída de la actividad económica, explica Titelman, refleja que la crisis global ha sido mucho más fuerte de lo que se esperaba hace unos meses y que las medidas de confinamiento tuvieron que extenderse por más tiempo, ya que Latinoamérica se convirtió en el centro de la pandemia.

“La región va a tener la peor contracción de los últimos 100 años”, apunta, con gigantescos aumentos de desempleo, pobreza y desigualdad de ingresos.

Hacia el futuro, el economista espera “una recuperación lenta para América Latina”, que puede tomar varios años.

El crecimiento y los niveles de inversión podrían recuperarse hacia fines de 2022, pero “si miramos la historia, la recuperación de la pobreza será mucho más lenta”.

Con la idea de echar a andar los motores lo antes posible, existen presiones en la región para que los países reabran sus economías, explica Titelman

Pero advierte que “hay que tener mucho cuidado con las reaperturas” para que no vuelvan a dispararse los contagios.

Un término apresurado de los confinamientos puede ser más costoso -económicamente hablando- que mantenerlos hasta que el brote esté controlado.

Hay que abrir por fases, dice, y los gobiernos tienen que generar protocolos para que cuando regrese la actividad económica, las cosas no se salgan de control.

Fuente: BBC Mundo

AMÉRICA LATINA, SE ENFRENTA A LA PEOR RECESIÓN DE LOS ÚLTIMOS 100 AñOS


LA PANDEMIA DE COVID-19 PROVOCARÁ EN AMÉRICA LATINA LA “PEOR RECESIÓN DE LOS ÚLTIMOS 100 AÑOS”, SEGÚN LAS ESTIMACIONES DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS (ONU) DIFUNDIDAS A MEDIADOS DE JULIO.

La proyección estima una caída del crecimiento económico de 9,1%, que tendrá un impacto directo en el alza del desempleo y la pobreza.

La caída en picada del sector turístico, junto a una baja en las exportaciones y la llegada de remesas, están creando serias dificultades que poco a poco se hacen visibles en el presupuesto familiar.

Se espera que el desempleo escale a más del 13% este año, mientras que los trabajadores informales -que viven al día y no tienen ninguna protección social- seguirán levantándose en las mañanas sin saber cómo van a generar recursos para subsistir.

Mientras bajan los ingresos, las deudas se van acumulando en los distintos estratos sociales.

Y aunque la Federación Latinoamericana de Bancos, FELABAN, aún no tiene los datos consolidados sobre el alza en los niveles de morosidad de los préstamos comerciales desde que comenzó la pandemia, no es un secreto que se está haciendo cada vez más difícil cumplir con las obligaciones financieras.

“Esta pandemia es un tsunami a las finanzas personales”, le dice a BBC Mundo Bárbara Mainzer, académica de la Universidad Torcuato Di Tella, consultora y economista experta en finanzas y educación financiera.

“Muy pocas familias están preparadas para quedarse sin ingresos”. Por eso, agrega, los gobiernos tuvieron que implementar planes de estímulo fiscal sin precedentes.

El problema es que las medidas de apoyo han permitido amortiguar el shock inicial, pero subterráneamente siguen acumulándose las deudas de las personas y de las empresas.

Fuente: BBC Mundo.

4 consejos para prestarle dinero a un amigo en tiempos de coronavirus (que te pueden ayudar a evitar una pelea)


“Este es un tema muy delicado”

Mientras la economía cae en picada, las personas tienen que seguir pagando la renta, la hipoteca, el supermercado, los servicios básicos, además de otros compromisos como los gastos de salud y la educación superior.

Si en tiempos prepandémicos siempre fue bastante habitual que un familiar o un amigo te pidiera dinero prestado frente a circunstancias adversas, en estos tiempos de coronavirus, es mucho más probable que te ocurra.

Y es difícil decir que no, si te encuentras en una mejor situación que la del que te está pidiendo ayuda financiera.

“No tenemos los datos, pero yo estimo que han aumentado las solicitudes de préstamo a las personas más cercanas”, dice Mainzer.

“Este es un tema muy delicado”, dice, porque la mora de créditos personales con las instituciones financieras es bastante alta.

En Uruguay, por ejemplo, supera el 20%. “Imagino que cuando le pides a un amigo, esa tasa de mora puede ser mucho mayor”, apunta.

En otras partes del mundo existen algunos indicadores para estimar la morosidad en estos créditos entre amigos.

En Estados Unidos, por ejemplo, el 35% de quienes le han prestado a un conocido aseguran que perdieron dinero, según una encuesta hecha por la empresa de asesoría financiera Bankrate en 2019.

Entonces, ¿cómo prestarle dinero a ese familiar o amigo sin arriesgarte a una pelea, dado que la probabilidad de no pago es bastante alta en este contexto de incertidumbre económica?

Estos son cuatro consejos que pueden ayudarte a disminuir las posibilidades de un conflicto y, en definitiva, mantener la relación en buenos términos, según la economista uruguaya Bárbara Mainzer.

1. Para qué es el dinero

El primer paso es preguntar para qué necesita el dinero. Si es una urgencia médica o alguna situación de carácter extremo, hay una mayor justificación para entregarle los fondos.

Sin embargo, no es poco común que algunas personas pidan dinero para gastos que no son de primera necesidad, como podría ser cambiar el auto, por ejemplo.

Luego está el caso de personas que simplemente no quieren bajar su nivel de gasto para no afectar su estatus. En este contexto, es más fácil decir simplemente que no.

Y lo último es poner atención al tema de las adicciones. Hay compradores compulsivos, adictos al juego o a determinadas sustancias, que se ven constantemente en situaciones de crisis y que recurren una y otra vez a los amigos para salir del apuro.

2. Prestar una cantidad que estés dispuesto a perder

Si es un monto pequeño, las probabilidades de que afecte la relación en caso de no pago son bajas. Y en último caso, lo puedes asumir como una especie de regalo a una persona en un mal momento de su vida.

Pero si es un monto considerable (en relación a tu nivel de ingresos), entonces se trata de algo más complejo. Aquí el punto es hacerte la pregunta, ¿qué pasaría si no me lo puede devolver?.

¿Puedo asumir esa pérdida?, ¿pondrá en riesgo mis propias finanzas?, ¿le puedo ofrecer una parte de lo que me está pidiendo?

Como parámetro, se recomienda prestar una cantidad que estás dispuesto a perder, sin que eso afecte tus finanzas. Porque ayudar a alguien para luego verte en medio de un lío, es la receta perfecta para el fin de esa relación.

3. Poner el acuerdo por escrito

Este es el consejo más práctico. Los acuerdos de palabra -de todo tipo- suelen ser una fuente de conflictos por la propia complejidad de las relaciones humanas y la manera en que nos comunicamos.

¿Cuántas veces has estado en una situación en que la otra persona entendió algo y tú entendiste otra cosa y ambos están seguros de estar en lo cierto?.

Peor aún cuando estamos hablando de dinero. Entonces, la clave está en poner el acuerdo por escrito en un papel simple y que cada uno se quede con una copia.

De esa manera, evitas las interpretaciones confusas o los malentendidos. Lo que está escrito en el papel, son los términos del acuerdo.

Ahora bien, estamos hablando de un papel simple, no de un documento legal, aunque también puedes averiguar cómo se podría formalizar ese compromiso de acuerdo a las leyes locales.

Con todo, hay países donde un papel simple puede servir como medio de prueba en un juicio, pero cuando se trata de préstamos a amigos o familiares, muy pocas veces las cosas terminan en tribunales.

“Hacer un juicio para que te devuelvan poca plata es totalmente antieconómico“, apunta Mainzer.

Eso porque la judicialización del conflicto suele resultar extremadamente costosa y puedes terminar perdiendo una parte importante de lo que está tratando de recuperar.

4. Hacer un plan de pago

Mainzer dice que es importante acordar la modalidad de pago y establecer plazos.

También se puede prestar una parte del dinero solicitado y, si la persona demuestra que tiene la capacidad de cumplir con su compromiso financiero, entonces prestarle el resto del monto.

Entonces en el acuerdo por escrito debería ir la cantidad, los plazos y algún tipo de interés aplicado sobre el monto, en caso de que hayan llegado a esa conclusión.

Si el período de pago es breve, como podrían ser unos meses, entonces es probable que no se requiera el cobro de ningún interés, si se trata de ayudar a un amigo.

Pero si el monto es grande y la devolución puede tomar más de un año, entonces ese tema podría también formar parte del acuerdo.

Pese a todas las precauciones que puedas tomar cuando te piden dinero prestado, no deja de ser un terreno pantanoso que tiene un doble riesgo: perder tus fondos y perder un amigo.

Sin embargo, algunas de estas recomendaciones pueden ayudarte a mitigar el impacto.

Fuente: BBC Mundo.

Cepal propone suspender pago de luz, agua y telecomunicaciones hasta diciembre


El organismo internacional sugiere que se posterguen o cancelen los pagos de impuestos

Redacción Economía & NegociosSanto Domingo, RD

Entre un conjunto de medidas que propone la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para la recuperación económica se encuentra la suspensión del pago de los servicios de luz, agua, gas y telecomunicaciones, sin multas ni corte de servicios, hasta finales de 2020.

En su “Informe Especial: Las empresas frente al COVID-19, emergencia y reactivación”, los analista de la Cepal afirman que esta recuperación será más lenta y gradual de lo que inicialmente se ha esperado y que pese a los programas puestos en marcha por los gobiernos, es esperable un alto nivel de destrucción de empresas y empleos.

Ante este panorama, la Cepal propone tres conjuntos de medidas. Primero, ampliar plazos y alcances de las líneas de intervención en materia de liquidez y financiamiento para las empresas. Segundo, reforzar las transferencias directas a las empresas para evitar la destrucción de capacidades y tercero, apoyar a las grandes empresas de sectores estratégicos que resulten gravemente afectadas por la crisis.

En el primer conjunto de medidas, este organismo internacional propone la postergación o cancelación de los pagos de impuestos, imposiciones previsionales y contribuciones territoriales, o el adelanto de las devoluciones de impuestos por lo menos hasta finales de 2020 y la suspensión del pago de los servicios de luz, agua, gas y telecomunicaciones, sin multas ni corte de servicios, hasta finales de 2020.

Asimismo, sugiere flexibilización y mejora en las condiciones de crédito, con períodos de gracia de por lo menos un año y los plazos de cinco años o más y el reforzamiento de las operaciones de crédito a través de la banca de desarrollo.

Otras recomendaciones

En el segundo conjunto de medidas para evitar la destrucción de las capacidades de los sectores productivos, la Cepal propone el cofinanciamiento de la nómina salarial diferenciando según el tamaño de las empresas: 30% para las grandes, 50% para las medianas, 60% para las pequeñas y 80% para las microempresas.

Asimismo, la  contribución en efectivo para los trabajadores autónomos formales por seis meses según el poder adquisitivo de cada país.

Y en el tercer conjunto de medidas señala la necesidad de preservar las grandes empresas por su importancia para el empleo formal y las exportaciones. En este punto los analistas de la Cepal sugieren la posibilidad de que el Estado participe en la recapitalización de grandes empresas de sectores estratégicos para el crecimiento del país.

Fuente: Listín Diario

El FMI recomienda cautela en la reapertura económica de América Latina


LA RECUPERACIÓN EN LA REGIÓN VENDRÍA A PARTIR DE 2021

Europa PressMadrid, España

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI)Alejandro Werner, ha recomendado cautela a los países de América Latina a la hora de reabrir sus economías y dejar a la ciencia y a los datos guiar el proceso de reapertura de la región, que cuenta con un 25% del total de casos de coronavirus a nivel global y más de 100,000 fallecidos.

Werner ha explicado que muchos países cuentan con algunos aspectos como la alta tasa de informalidad, la poca preparación para soportar nuevos rebrotes de la enfermedad, con un número limitado de camas de unidades de cuidado intensivo y una escasa capacidad para realizar pruebas de reconocimiento, lo que complica la gestión de un rebrote de la enfermedad.

Por otro lado, el director ha indicado que el crecimiento del primer trimestre en la región fue peor de lo esperado para la mayoría de los países, mientras que otros indicadores como la producción industrial, las ventas minoristas o el desempleo sugieren que el declive durante el segundo trimestre será más profundo que el proyectado en abril.

Además, la rápida propagación del brote vírico indica que las medidas de distanciamiento social necesitarán permanecer por un período de tiempo más prolongado, lo que contraerá la actividad económica en la segunda mitad del año y dejará más “cicatrices en el futuro”.

CONTRACCIÓN DEL 9.4% EN 2020

Las recientes previsiones del organismo para el continente realizadas apenas hace unos días apuntan a una contracción del 9.4% este año, lo que supone un incremento de cuatro puntos porcentuales respecto a las estimaciones de abril. La recuperación en la región vendría a partir de 2021, con un repunte del 3.7%.

El FMI proyecta caídas en todos los países de la región analizados. En concreto, las economías más afectadas serían Perú y México, con caídas del 13.9% y del 19.5%, respectivamente. En el caso de Perú, el país se recuperaría a una tasa del 6.5% en 2021, la más alta de la región, mientras que México repuntaría un 3.3% el año que viene.

En Argentina, la caída proyectada es del 9.9% en 2020, con una recuperación del 3.9% a partir de 2021; Brasil caería un 9.1% este año y se recuperaría a un nivel del 3.6% en 2021; Chile proyecta un descenso del 7.5% este año y un repunte del 5% en 2021; Colombia se contraería un 7.8% en 2020 y se recuperaría a un nivel del 4% en 2021.

En el caso de Venezuela, que vive inmersa en una crisis humanitaria, el FMI proyecta un desplome del 20% este año y una contracción del 5% en 2021

Por otro lado, las economías centroamericanas experimentarán una profunda recesión en 2020 y una recuperación gradual a partir de 2021, debido a los impactos sobre el turismo y las remesas, entre otros factores.

La contracción en el comercio ha sido “particularmente dura” en Panamá, El Salvador y Nicaragua, mientras que la caída del turismo ha afectado de modo severo a República Dominicana, Costa Rica y al resto de países caribeños.

En este contexto, el FMI ha destinado buena parte de sus ayudas financieras a la región, con un total de 5,200 millones de dólares (4,637 millones de euros) repartidos en 17 países del continente. Adicionalmente, el acceso a líneas de crédito flexible ha sido aprobado para Chile, Perú, Colombia y México por una cantidad total de 107,000 millones de dólares (95,421 millones de euros).

A pesar de las complicadas perspectivas, Werner indica que las condiciones de financiación externas parecen haber dado un respiro en las últimas semanas, reflejando acciones sólidas por parte de los bancos centrales de economías avanzadas, que han permitido que algunos países emitan títulos de deuda en el extranjero. Sin embargo, advierte Werner, las condiciones financieras siguen siendo más complejas que en el panorama prepandemia y apuntan a permanecer en un ambiente de volatilidad por algún tiempo.

POLÍTICAS CREATIVAS

Respecto a las prioridades en las políticas de las autoridades, el director explica que la prioridad inmediata de los gobiernos consiste en proteger las vidas de las personas. Dado el espacio fiscal limitado de los países, Werner indica que los países deberán repensar los gastos e incrementar la eficiencia de los mismos a través de “maneras creativas” para alcanzar a diferentes segmentos de la sociedad, especialmente en aquellos sitios en los que los niveles de informalidad son altos.

En cuanto a la política monetaria, el FMI aconseja que los bancos centrales mantengan una política expansiva, dada la perspectiva de inflación moderada, las brechas en la producción y las altas tasas de desempleo. Así, el recorte en los tipos de interés y otras medidas proyectadas para mercados específicas deberían ser consideradas hasta donde sea posible para apoyar la actividad económica y asegurar el apropiado funcionamiento de los mercados financieros.

Las medidas de mantenimiento de empleo, tales como las ayudas a las nóminas y la financiación del capital de trabajo, serán importantes para evitar el cierre de empresas viales, reducir el desempleo a largo plazo y apoyar la recuperación económica.

Con todo ello, Werner apunta que las políticas de contención y mitigación del virus deberían ser calibradas de manera adecuada para evitar una segunda ola de la pandemia y que se pueda gestionar de forma localizada los nuevos brotes.

Fuente: Listín Diario