Los bancos de Estados Unidos que ya no quieren más dinero de sus clientes


Dólares.
Algunas entidades ya han empezado a rechazar depósitos.

Algunos de los mayores clientes de JP Morgan se encontraron recientemente con una reacción insólita.

El banco les pidió que se llevaran su dinero a otra parte.

Según explicó su ejecutivo Jamie Dimon, la histórica firma de inversiones solicitó a algunas de las empresas que más fondos tienen depositados en él que los traspasaran a otras entidades, hasta reducir su base de depósitos en 200.000 millones de dólares.

JP Morgan, uno de los colosos de las finanzas en Estados Unidos, no es una excepción.

“Los mayores bancos del país están inundados de dinero, hasta el punto de que algunos han empezado a rechazar depósitos y podríamos ver que otros empiezan a hacerlo también”, afirma en conversación con BBC Mundo Nathan Stovall, experto en el sistema financiero de Estados Unidos de S&P Global.

¿Cómo se ha llegado a un punto en el que los bancos rechazan el dinero? ¿Acaso no han vivido siempre de eso?

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Qué está pasando

“Es una situación sin precedentes. Nunca habíamos vivido algo así”, indica Stovall.

“Vivimos una crisis de liquidez al revés. Normalmente, cuando hay una recesión el efectivo se vuelve un bien preciado y los bancos podían ser muy agresivos en la captación de fondos. Pero en la crisis provocada por la pandemia está sucediendo todo lo contrario. Los bancos tienen demasiado dinero al que apenas pueden sacar beneficio”.

En condiciones normales, los bancos siempre están ávidos de recibir ingresos, porque con ellos pueden conceder préstamos y obtener un interés. Esos intereses son parte principal de su negocio.

Pero ese margen de ganancia ha desaparecido por una combinación de factores relacionados con las exigencias de capital aprobadas tras la crisis financiera de 2008, el golpe económico de la pandemia y la política de estímulos que ha adoptado el gobierno de Estados Unidos para contrarrestarlo.

Inversor frente a la pantalla.
La baja demanda de crédito perjudica a los bancos.

Para empezar, los tipos de interés fijados por la Reserva Federal se mantienen en 0 desde el mes de marzo, una medida encaminada a incentivar la actividad y el movimiento del dinero que golpea el beneficio que obtienen las entidades financieras al prestar.

Y la demanda de créditos se ha desplomado. La incertidumbre acerca de cuándo terminará la pandemia y mejorará la economía aconseja prudencia a la mayoría y son pocos los que ahora quieren endeudarse y correr riesgos.

A eso se suman los estímulos aprobados por el gobierno, que incluyen desde la compra de bonos emitidos por las entidades hasta pagos directos a las familias y negocios, así como la creación de cada vez más dinero.

Dólar
La pandemia de coronavirus ha cambiado muchas cosas.

Como resultado, JPMorgan, Bank of America y Citigroup recibieron más de un billón de dólares en depósitos en 2020 y el ratio de préstamos por depósito en las entidades cayó a mínimos históricos, hasta situarse apenas por encima del 60%.

Los niveles de ahorro se han disparado. “La gente está literalmente acaparando dólares en los bancos”, resume Stovall.

Estos no solo tienen ahora más difícil rentabilizar los depósitos. Su aumento les exige también incrementar el capital con el que están obligados a respaldarlos, mucho más de lo que era antes del crash de 2008, tras el que las autoridades introdujeron medidas para evitar un nuevo colapso del sistema.

Varios ejecutivos del sector ya han reclamado a las autoridades que relajen esas exigencias en el nuevo contexto.

Según Jennifer Piepszak, directora financiera de JP Morgan: “Es un problema para nosotros en el corto o medio plazo”.

Oficina de Goldman Sachs.
Goldman Sachs es uno de los grandes bancos que podría verse afectado por el exceso de depósitos.

Cómo afecta a los bancos y cómo puede afectar a la gente

Stovall cree que “ahora el sistema financiero es fuerte” y no está en juego su viabilidad. “Se trata más bien de una cuestión de cuánto puede ser su beneficio”.

El experto recuerda que “los bancos más grandes cuentan con otras muchas maneras de hacer negocio” y no cree que el nuevo gobierno presidido por Joe Biden vaya a hacer concesiones sustanciales en materia regulatoria.

“La seguridad del sistema es prioritaria para el gobierno, que lo que quiere de la banca es que esté en condiciones de conceder créditos para activar la economía, y, desde luego, la banca está deseosa de hacerlo”.

¿Y los clientes? ¿Se encontrarán con que no tienen dónde guardar su dinero?

“Puede que algunos bancos les digan que busquen otro lugar, pero siempre va a haber alguien dispuesto a recibir los fondos”, pronostica Stovall.

Dólares.
Los bajos tipos de interés reducen la rentabilidad para muchos ahorradores.

En realidad, la consecuencia más directa del escenario actual ya llevan tiempo percibiéndola quienes tienen sus ahorros depositados en los bancos, al recibir una rentabilidad casi nula por ellos, y los pronósticos no apuntan a que eso vaya a cambiar pronto.

Eso podría causar efectos de desenlace incierto.

Stovall advierte que “esta situación puede llevar a muchos pequeños ahorradores a buscar productos e inversiones de mayor riesgo”, como parece confirmar el alza en la cotización de activos de alta volatilidad como el bitcoin.

Fuente: BBC Mundo.

“Pump-and-dump”: la estrategia con que influencers engañan a pequeños inversores en bolsa


Anuncios
Youtuber grabando
Pie de foto,”Pump-and-dump” es una estrategia para hacer subir el precio de una acción de manera artificial y venderla cuando el precio está alto.

El “pump-and-dump”, que en español sería algo así como “inflar y botar” o “inflar y deshacerse”, es una estrategia simple y muy poco honesta que algunos “influencers” usan para ganar dinero en bolsa.

El mecanismo no es complejo: te digo que el precio de una acción que yo compré barato va a subir (pump); te convenzo de que es una buena idea invertir y eso infla la cotización; y vendo todas mis acciones (dump).

YouTube, TikTok, Instagram, Reddit, Twitter, Telegram, Facebook… cualquier plataforma vale para quienes te quieren convencer de comprar acciones de empresas de dudoso futuro.

El que lo hace, por iniciativa propia pero a veces incluso pagado por una empresa, siempre elige compañías con una capitalización de mercado relativamente pequeña y cuyas acciones no valen casi nada (conocidas en la jerga bursátil como penny stocks): así son más los incautos que ponen su dinero y la subida de la cotización es más dramática.

Los que compran estas acciones cuyo valor fue manipulado, evidentemente, se arriesgan a perder mucho: y es que acaban chocando con la realidad de que, cuando el “influencer” ya vendió y el precio empieza a caer, no hay inversores a los que endosar unos títulos a unos precios tan inflados.

Y con la proliferación de apps para que cualquiera pueda invertir en bolsa sin pagar comisiones y de “gurús” de las finanzas en redes sociales, es cada vez más fácil poner en marcha el pump-and-dump.

Captura de imagen de Youtube
Hay “influencers” que no ocultan que lo que están haciendo es “pump-and-dump” y llaman a otros a unirse a su esquema.

“Es muy difícil demostrar que hubo un esfuerzo concertado con la intención de engañar“, le dice a BBC Mundo Eric Chaffee, profesor de Derecho de la Universidad de Toledo, en Ohio, Estados Unidos, quien se especializa en la regulación de los mercados de valores.

“Las redes sociales son un motivo de gran preocupación”, señala Chaffee. Especialmente porque internet facilita el anonimato”.

Prácticas como el pump-and dump hacen que se pierda la confianza en el sistema bursátil y eventualmente “podrían llegar a generar un desplome de los mercados”.

“Es una megatendencia”

Las redes sociales están llenas de amateurs diciéndote dónde invertir tu dinero. Pero dar consejos financieros está sujeto a normativas que varían según cada país.

Lo común es que el “experto” debe tener una certificación para aconsejar la compra o venta de títulos. Y en Estados Unidos, si haces una recomendación, debes clarificar si te han pagado por dar ese consejo.

Es por eso que muchos gurús financieros en redes siempre usan la advertencia de que su contenido no es una recomendación de inversión sino “exclusivamente entretenimiento”.

Y algunos abiertamente dicen que buscan un pump-and-dump y llaman a otros a coordinar esfuerzos para inflar artificialmente la cotización de una empresa.

Algo parecido a lo que sucedió en GameStop, aunque en ese caso los que “bombeaban” el precio de esa empresa a través de la red social Reddit buscaban abiertamente atrapar a los grandes fondos que habían vendido en corto.

Este tipo de prácticas han despertado la furia de quienes intentan informar sobre cómo funcionan los mercados financieros, sin recomendar la compra de determinadas acciones.

“El pump-and-dump entre los inversores minoristas no es solo una tendencia… es francamente una megatendencia“, advierte Andrei Polgar, fundador del canal de YouTube One Minute Economics y autor de libros como “The Age of Anomaly”.

“Desde influencers como Dave Portnoy hasta grupos en Reddit como Wallstreetbets, se ha construido toda una cultura que promueve inversiones dudosas”, dice en diálogo con BBC Mundo.

Polgar argumenta que las prácticas ultraespeculativas son el síntoma de un problema mucho mayor: que desde la Gran Recesión los dueños de activos se han vuelto cada vez más ricos y las personas comunes no.

Dibujo gráfico ascendente y descendente
Como ahora estamos en medio de una gran crisis económica vinculada a la pandemia de covid-19, “la especulación temeraria se ha exacerbado”, advierte advierte Andrei Polgar.

Por supuesto, aunque muchos lo hacen para beneficio personal, otros hablan de finanzas con intenciones honestas y buscan simplemente divulgar y educar.

¿Tienes cómo saber cuál es el youtuber honesto y cuál es el que te está engañando para que compres una acción cuyo precio fue bombeado? En realidad, no.

Aunque sí cabe preguntarse por qué quienes caen en esto son los novatos y no los inversores expertos.

La razón es clara: lo profesionales cumplen con ciertas normas de diligencia mínima y antes de comprar estudian a fondo el perfil de la empresa, tanto sus fundamentos económicos como la evolución de los precios en los gráficos.

No se dejan guiar a ciegas por la recomendación de un supuesto “trader” que con promesas de dinero fácil te convence de que estás ante la gran oportunidad de tu vida para hacerte rico.

El cripto “pump-and-dump”

El mundo de las criptomonedas se ha convertido en un paraíso para los “bombeadores” de precios a través de redes sociales que incitan a incautos a invertir su dinero.

Así lo señala una investigación académica, publicada en noviembre del año pasado, que detectó 355 casos de “pump-and-dump” en un período de apenas siete meses, generando millonarias ganancias para sus organizadores.

“Los mercados de criptomonedas están plagados de manipulaciones pump-and-dump“, comenta uno de los autores del estudio, Anirudh Dhawan, investigador de la Universidad de Tecnología de Sídney, Australia, en diálogo con BBC Mundo.

Símbolo Telegram
Pie de foto,”Todos los casos de que estudiamos de ‘pump-and-dump’ fueron organizados a través de grupos de chat en la red social Telegram”, explica Anirudh Dhawan.

“Todos los casos que estudiamos de ‘pump-and-dump’ fueron organizados a través de grupos de chat en la red social Telegram“, explica.

Y agrega que, a diferencia de lo que pasa en los mercados bursátiles, la estrategia de manipulación con criptomonedas declara abiertamente su intención de aumentar el precio de una divisa.

En el camino descubrieron cómo el exceso de confianza y la inclinación a hacer apuestas pueden explicar la participación de las personas en este tipo de esquemas.

Detectaron distorsiones de precios en un promedio de 65%, volúmenes de negociación anormales en millones de dólares y grandes transferencias de fondos entre los participantes.

Y es probable que estos esquemas de manipulación persistan, apunta el economista, mientras los reguladores sigan “haciendo la vista gorda”.