Rob Arnott, gurú de Wall Street: “La burbuja de los valores tecnológicos va a explotar”


Aunque entre la burbuja tecnológica de principios de siglo y el ‘rally’ protagonizado por las compañías tecnológicas en la última década hay claras diferencias por fundamentales, al calor de esta subida ha ido entrando dinero de muchos inversores que no querían perderse este extraordinario rendimiento. Ya no eran los tiempos de valoraciones de empresas de miles de millones de dólares por poco más que un dominio en internet. Ahora, como está poniendo de manifiesto la pandemia del coronavirus, se trata de compañías que viven de la revolución digital y sus múltiples aplicaciones. Pero los máximos que había ido conquistando contínuamente el índice tecnológico por excelencia, el Nasdaq, pueden tener los días contados si esta burbuja finalmente se desinfla.

Eso es lo que piensa al menos Rob Arnott, uno de los padres del ‘smart beta’ y CEO de Reseach Affiliates, según recoge Financial News. De momento, el índice ha corregido un 4.6% en las dos últimas sesiones y este lunes, cerrado el mercado norteamericano por el Día del Trabajador, hubo un respiro hasta comprobar cuál será el ánimo de los inversores, rebajando las ganancias del Nasdaq hasta el 33% en el año.

Fuente: Economiahoy.mx

La demanda global de petróleo tardará tres años en recuperarse gracias al derrumbe del transporte aéreo: BofA


En 2030 los vehículos eléctricos conformarán el 34% de las ventas de autos

A la demanda global de petróleo le tomará tres años volver a los niveles que tenía antes de la crisis, asegura Bank of America Securities, y esto se debe a que la demanda de combustible para aviones no logra despegar ya que los viajes aéreos continúan muy por debajo de los niveles normales.

El banco estadounidense estima, según un reporte para TradeArabia, que los viajes en avión no volverán a repuntar hasta que exista una cura o una vacuna contra el covid-19. En el caso de la vacuna, si bien hay avances, los efectos de su distribución aún tardarán en llegar entre 12 y 18 meses.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

De acuerdo con BofAS, si la vacuna comenzara a distribuirse al final de 2021, el transporte aéreo podría recuperarse al 75% de los niveles pre-crisis en 2022 y al 90% en 2023.

En el largo plazo, el banco prevé que la demanda global de petróleo alcanzará su pico de 105,000 barriles diarios en 2030. En este plazo influye la creciente cuota de mercado de los vehículos eléctricos, que llegará a 34% del total en ese año, y alcanzará a representar el 95% del mercado en 2050.

Este martes los precios del petróleo se desplomaron a sus peores niveles en dos meses ante un incremento en la producción que tiene planeada la OPEP de forma progresiva y al recorte de precios por barril que realizó Arabia Saudita para sus contratos de venta de crudo de octubre.

Fuente: Economiahoy.mx

Ni la V, ni la W o la L definirán la recuperación económica, será la K de la desigualdad


En el debate de la recuperación, se ha impuesto la sopa de letras para describir gráficamente cómo puede ser la evolución económica para los próximos años después de la crisis que ha provocado el coronavirus. Comienza a haber un consenso entre los economistas estadounidenses que la letra K es la más adecuada para el período que se abre por delante. Es el camino del medio entre la V y la L, donde solo unos pocos se beneficiarán de la recuperación mientras el resto de sectores y personas se quedarán atrás.

El candidato demócrata Joe Biden, la semana pasada, puso letra a la recuperación para atacar a Donald Trump. Culpó al actual presidente de Estados Unidos de permitir la recuperación en forma de K. Pero ¿en qué consiste? Para el veterano político significa que aquellas personas que están arriba de la escala social están viendo como su economía mejora con rapidez, pero los que están en el medio y abajo ven que las cosas empeoran.

Biden llevó a la arena política lo que muchos economistas están observando en la recuperación. Una recuperación a medias que no está llegando a todo el mundo. Estados Unidos entró en recesión en febrero, según las estadísticas oficiales, poniendo fin a una expansión económica récord de 128 meses. Desde que el coronavirus impactara en la economía, los expertos han pasado de ver una recuperación en forma de V, donde el empleo y la inversión volverían con rapidez a los niveles anteriores a la crisis, a dudar con una en forma de U, donde el empleo y la actividad económica se prolongarían bajos durante unos meses para luego repuntar con fuerza.

De hecho, a grandes rasgos, se han cumplido con los dos puntos de vista, pero la realidad económica no suele moverse entre negros y blancos, y suele ocupar muchas partes de grises. “Creemos que la incógnita de la recuperación ya está resuelta y que estamos viendo una recuperación en forma de K”, sentencia Marko Kolanovic, director global de investigación de JPMorgan Chase. 

“La narrativa en forma de K está ganando terreno a medida que la historia de dos recuperaciones se ajusta bien al rendimiento superior continuo de los activos de riesgo y los bienes raíces, mientras que los trabajos de primera línea en el sector de servicios corren el riesgo de ser eliminados permanentemente”, Ian Lyngen, jefe de estrategia de BMO Capital Mercados.

Mientras las bolsas ya pueden decir que se han recuperado en su totalidad y los grandes datos económicos siguen la estela, el empleo no puede decir lomismo. Aunque mejora mes a mes no lo hace a la misma velocidad, ni de manera generalizada.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

“La recuperación en forma de K es solo una reiteración de lo que llamamos la bifurcación de la economía durante la Gran Crisis Financiera. Realmente se trata de la creciente desigualdad desde principios de la década de 1980 en todo el país y la economía “, indica Joseph Brusuelas, economista jefe de RSM a la CNBC. “Cuando hablamos de K, la ruta superior de la K son claramente los mercados financieros, la ruta inferior es la economía real y las dos están separadas”.

Hasta en los propios mercados se está viviendo esa realidad. Las grandes tecnológicas y las farmacéuticas están representado la parte boyante de la economía, mientras sectores clásicos como la energía, construcción o sector financiero se están situando a lado de los perdedores de la actual crisis y todavía están muy lejos de los niveles previos a la crisis.

El mercado de valores no solo experimenta esta dicotomía, también el mercado de trabajo. En marzo, tras la rápida propagación del coronavirus que llevó a cerrar empresas y escuelas en Estados Unidos se perdió más de 700,000 empleos y las solicitudes de paro se dispararon hasta las 10 millones. Desde entonces mucho empleo se ha recuperado, según ha ido abriendo la economía, pero sectores como restaurantes y viajes continúan en declive, ya que más y más cadenas y restaurantes se han ido a la quiebra. “El uso de dispositivos, servicios en la nube e Internet estaba destinados a dispararse mientras el resto de la economía se hundía (aerolíneas, energía, centros comerciales, oficinas, hostelería… esto ha creado una enorme desigualdad no solo en el desempeño de los segmentos económicos, sino en la sociedad en general”, comentan desde JP Morgan.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Barry Ritholtz, antiguo gestor de fondos y columnista de Bloomberg, recuerda que esta situación se está agravando con la actual crisis, pero viene de lejos. La parte de ingresos personal por rentas de trabajo ha pasado en Estados Unidos del 64.5% en 1974 al 56.8% más recientemente . “La pandemia y el encierro solo tienen una mala situación aún peor . Tanto la distribución del ingreso como de la riqueza se ha vuelto tan desigual que incluso se subestima la envergadura que tiene en Estados Unidos”, escribe.

La recuperación después de la crisis financiera fue muy desigual, rememora. “Los salarios mejoraron determinados por la industria en la que trabajaba, su ubicación geográfica y su nivel de educación. Si estaba en el sector correcto cerca de una ciudad exitosa con un título universitario o de posgrado, lo fue bastante bien”, apunta. Para el resto de personas todavía están esperando la recuperación.

Fuente: Economiahoy.mx