El complejo panorama de la economía latinoamericana


América Latina se ha convertido en el epicentro mundial del COVID-19, a tal punto que Brasil, Perú, Colombia, México, Argentina y Chile están entre los 11 países más afectados en términos absolutos. Como consecuencia, la economía atraviesa un período muy convulso, con un consenso de predicciones negativas. La mayoría de estudios tiene una lectura catastrófica de lo que ocurre y de lo que puede ocurrir. No en vano, la idea de una nueva “década perdida” ha rebrotado con fuerza.

En esta línea están las últimas proyecciones del FMI, que predicen una caída del PIB del 9.4%. O las de la CEPAL, que estiman un fuerte incremento del paro, de la pobreza y de la extrema pobreza, así como de la desigualdad y la informalidad. Los pobres pasarían de 185.5 millones en 2019 a 230.9 millones, el 37.3% de la población regional. Esta serie de malas noticias encadenadas podría provocar, de no adoptarse rápidamente las medidas oportunas, serios problemas sociales.

Pero, entre tanta contrariedad comienzan a aparecer algunos datos que apuntan a un cambio de tendencia y a la emergencia de señales positivas. Si bien la idea de una rápida recuperación, la famosa V, ya es solo un recuerdo, hay países donde domina una mayor confianza en su futuro, mientras en otros persiste la frustración. En algunos predominan declaraciones presidenciales rimbombantes y autocomplacientes, disociadas de la realidad. López Obrador es un campeón en la materia y sobre la doble crisis (sanitaria y económica) de su país, señaló que “ya estamos saliendo adelante”, y si bien no era “para presumir” los mexicanos cuentan “en el peor momento… con el mejor gobierno”.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Algunas señales positivas vienen de Brasil, pese a la errática política de Bolsonaro y a la persistencia de la pandemia. Si bien perduran muchas normas de confinamiento, en 171 de las 324 ciudades de más de 100,000 habitantes, el movimiento de personas hacia sus lugares de trabajo era mayor, igual o hasta un 10% menor que cuando llegó el COVID-19. Estas cifras hablan de una cierta recuperación de la actividad económica, lo que también viene avalado por la última “Encuesta Económica de América Latina” (tercer trimestre, 2020). Este estudio del Instituto Brasileño de Economía (IBRE), de la prestigiosa Fundação Getulio Vargas (FGV), aporta una visión algo más matizada de la economía latinoamericana.

La Encuesta confirma que el Indicador de la Situación Actual (ISA) sigue empeorando (de -89,6 a -98 en el último trimestre), si bien el Indicador de Expectativas (IE) es mucho mejor (de -22.3 a +41.1). Salvo en Uruguay, con una mejora de 11 puntos, el ISA se ha deteriorado. Paraguay tuvo el mayor descenso y junto a Brasil, Chile, Ecuador, México y Perú alcanzó el consenso absoluto de los expertos sobre su mal desempeño económico. México es el único país de América Latina en el que el Indicador de Clima Económico (ICE) ha empeorado, aunque solo cae 2.5 puntos. Los mayores avances se dieron en Argentina, Brasil y Paraguay.

El comportamiento favorable de las expectativas surge de la creencia de los expertos de que la economía regional entrará en una fase de recuperación, ya que los efectos negativos de la pandemia están perdiendo fuerza paulatinamente. Muchos esperan que en medio año el escenario económico cambie. Si en el segundo trimestre las expectativas solo eran positivas para Chile, Colombia y Uruguay, en el tercero se sumaron Argentina, Brasil, Paraguay y Perú. Solo Bolivia, Ecuador y México siguen con expectativas negativas.

Salvo para Argentina, Bolivia y México, los expertos consultados creen que la mala situación previa a la pandemia no fue lo que más influyó en el deterioro actual. Incidieron otros factores, como la inestabilidad política (Bolivia y Brasil) o la incertidumbre (Chile, Colombia y Perú). Un estudio de Moody´s Analytics estima que México será uno de los últimos países latinoamericanos en salir de la crisis. Y si bien López Obrador ve como un gran logro no haberse endeudado, el hecho de que México no lo hiciera con fines productivos, generando empleos, hará que la recuperación sea lenta, gradual y con bajas tasas de crecimiento.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Más allá de las proyecciones, el futuro de la economía regional, contemplando las diferencias nacionales, dependerá de diversos factores, como la duración de la pandemia, la capacidad del sistema de salud para hacerle frente, el margen fiscal y de endeudamiento, la solidez del sistema financiero y la resiliencia de la estructura productiva. Pero, durante la reconstrucción será fundamental la capacidad del país, de su sociedad y su gobierno, de insertarse en el mundo, de acoplarse a las grandes transformaciones tecnológicas y de apostar por las energías renovables y el Pacto Verde.

Fuente: Economiahoy.mx

El Banco Central reduce su tasa de política monetaria en 50 puntos básicos


El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) dispuso la reducción en 50 puntos básicos de su tasa de interés de política monetaria, pasando de 3.50 % a 3.00 % anual.

Adicionalmente el BCRD decidió estrechar el corredor de tasas de interés, al disminuir la tasa de interés de la facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a 1 día) de 4.50 % a 3.50 % anual, mientras que la tasa de interés de depósitos remunerados (Overnight) se mantiene en 2.50 % anual, según un comunicado de la institución.

De esta forma, el corredor de las facilidades permanentes de liquidez del Banco Central tendrá un rango de ± 50 puntos básicos con respecto a la tasa de política monetaria, precisa la nota.

Estas medidas deberán contribuir a sostener el dinamismo del crédito y proporcionar un alivio financiero a empresas y hogares.

Fundamentos de la decisión

La decisión sobre la tasa de referencia se basa en el análisis exhaustivo del impacto de la pandemia del COVID-19 sobre la actividad económica y la evolución futura de la inflación.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Respecto a la inflación la nota reseña que la variación mensual del Índice de Precios al Consumidor en julio fue de 1.88 %, mientras que la inflación acumulada durante los primeros siete meses del año fue 2.32 % y precisa que el sistema de pronósticos del BCRD y las expectativas de los agentes económicos señalan que las presiones inflacionarias recientes son de carácter transitorio.

Materias primas

En relación con las materias primas, el BCRC refiere que el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI), utilizado como referencia para fines presupuestarios, se ha estabilizado en torno a los US$40 dólares por barril, proyectándose un precio promedio para 2020 en torno a los US$ 38.5 dólares el barril, por debajo de los US$ 60 por barril, precio inicialmente previsto en el Presupuesto Nacional.

Agrega que el precio del oro continúa en incremento, ubicándose en niveles históricos por encima de los US$ 1,900 dólares por onza troy al ser utilizado como refugio de valor en un contexto de alta incertidumbre en los mercados internacionales.

El BCRD destaca que el comportamiento observado durante este año en los precios de los bienes primarios deberá beneficiar los términos de intercambio de República Dominicana y contribuir a la balanza de pagos, a través de una menor factura petrolera y del incremento en el valor de las exportaciones de oro.

Recuperación

En el entorno doméstico, el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), señala que, luego de tocar fondo en abril con una caída de 29.8%, la economía se encuentra en un proceso parcial de recuperación, registrando variaciones de -13.6 % en mayo y -7.1 % en junio.

Realizate una Evaluación Financiera Personal.

https://webpfc.com/2020/07/13/evaluacion-financiera-personal/

Indica que según las proyecciones preliminares el crecimiento económico durante julio se ubicaría en torno a la variación acumulada durante el primer semestre de -8.5 %. Hacia adelante, los modelos de pronósticos prevén que la economía se recuperaría gradualmente durante el resto del año y se acercaría a su crecimiento potencial en 2021, una vez superada las crisis sanitaria y económica derivadas del COVID-19.

En este contexto, el Banco Central continúa implementando un conjunto de medidas monetarias orientadas a mitigar los efectos del coronavirus, a través de un incremento en el financiamiento para los sectores productivos y los hogares.

Como resultado de las medidas monetarias que se han adoptado las condiciones financieras se han mantenido favorables, registrándose una reducción en las tasas de interés de los préstamos otorgados por la banca múltiple. Por otro lado, el crédito privado en moneda nacional se expande a una tasa interanual cercana al 10 % al cierre de agosto, observándose una moderación con respecto al ritmo de expansión observado en los últimos meses.

La implementación del amplio paquete de estímulo monetario continuará sirviendo de apoyo para la recuperación gradual de los sectores económicos, para facilitar la preservación y generación de empleos y permitir la convergencia del crecimiento hacia su potencial en el horizonte de política.

La entidad señala además que la ejecución de esta modificación presupuestaria y la posibilidad de acceder a financiamiento externo por unos US$3 mil millones, junto al plan de estímulo monetario adoptado por el Banco Central, contribuirá a combatir los enormes retos derivados de la crisis sanitaria y a facilitar la reactivación gradual de la economía dominicana.

Destaca también que los altos niveles de Reservas Internacionales del Banco Central, que se ubican en torno los US$7 mil millones (equivalentes a aproximadamente 9.0 % del PIB), y los fuertes fundamentos macroeconómicos permitirán que la institución pueda seguir apoyando al mercado cambiario, contribuyendo a mantener la estabilidad relativa del tipo de cambio ante un convulso entorno internacional.

El Banco Central reafirmó su compromiso de conducir la política monetaria hacia el logro de su meta de inflación y el buen funcionamiento de los sistemas financiero y de pagos, preservando bajos niveles de inflación y manteniendo la estabilidad relativa del tipo de cambio.

La institución continuará dando especial seguimiento al impacto del COVID-19 sobre la economía dominicana y está preparada para continuar reaccionando de forma oportuna ante factores que puedan poner en riesgo el objetivo de inflación y afectar la estabilidad macroeconómica.

Fuente: Listín Diario