Gobierno dominicano estima crecimiento cero y una depreciación de 11.2 % para este año.


Autoridades señalan en el documento Marco Macroeconómico que la proyección no es definitiva y que está sujeta a una elevada incertidumbre

El gobierno dominicano publicó sus primeras previsiones macroeconómicas para este año, luego de varios meses de silencio debido a la incertidumbre generada por los efectos del COVID-19.

Las autoridades económicas estiman que este año el Producto Interno Bruto (PIB) de República Dominicana registre un comportamiento en un rango de -1 % a 1 %. De tal manera, la economía -que el gobierno espera que inicie su recuperación en el segundo semestre del año- muestre un crecimiento neutro en 2020, de un cero por ciento.

En el documento Marco Macroeconómico correspondiente a junio, al que Diario Libre tuvo acceso, se indica que esta previsión económica no es definitiva, debido a la cambiante situación externa y doméstica provocada por la pandemia. Por lo tanto, se basa en “las informaciones económicas disponibles hasta mediados de mayo 2020, tanto del entorno internacional como del ámbito local”.

La proyección, acordada entre los ministerios de Hacienda y de Economía, Planificación y Desarrollo y el Banco Central, incluye la tasa promedio esperada del tipo de cambio que calculan en 57.05 pesos por dólar para todo el año. Ello supone una depreciación del peso de 11.2 % “mayor a la de años anteriores, debido a los efectos en el sector externo ocasionados por la pandemia”.

Coronavirus
Recibe en tu correo actualizaciones diarias sobre el Coronavirus.

“La evolución para el resto del año estaría condicionada por el balance entre los efectos positivos por la dinámica de los términos de intercambio (oro, petróleo) versus los ajustes en cantidades: exportaciones de bienes (nacionales y zonas francas) y servicios (incluyendo actividades turísticas que se reactivarán a partir del mes de julio con el levantamiento de las restricciones de viaje a nivel global), que se reducirán por una menor demanda externa, e importaciones no petroleras que disminuirían por menor demanda interna privada”, dice el documento oficial.

El gobierno dominicano estima en el Marco Macroeconómico correspondiente a junio (revisado el 25 de mayo) que el precio del petróleo promediará este año los 30.1 dólares el barril, mientras que la cotización de la onza de oro estaría en 1,600 dólares en promedio.

En la previsión para este año, el gobierno destaca que la elevada volatilidad, las fluctuaciones extremas y la alta incertidumbre condicionan “significativamente” los desarrollos esperados a corto plazo para una economía pequeña y abierta como la dominicana. Ello, en particular, afectaría en el flujo adecuado de las divisas hacia la economía de República Dominicana.

Además de la actividad turística, que está totalmente cerrada desde el pasado 19 de marzo, los ingresos en divisas del país provienen de las remesas familiares y de la Inversión Extranjera Directa.

En el caso de los envíos de dinero de los emigrantes a sus familiares en República Dominicana, el Banco Central reportó que el flujo de remesas que ingresó al país alcanzó los 2,737 millones de dólares entre enero y mayo, un monto inferior en 133.3 millones (-4.6 %) al registrado en el mismo período de 2019.

En lo que se refiere a la inversión extranjera, los datos disponibles indican que en el primer trimestre ingresaron 758.3 millones de dólares, una reducción de 177.7 millones con respecto a igual lapso del año anterior.

“Estos elementos, junto con el tipo de cambio real, son variables fundamentales para determinar la capacidad de nuestra economía poder absorber, manejar y solventar de manera resiliente la presente coyuntura”, señala el reporte Marco Macroeconómico.

Fuente: Diario Libre.

El Banco de España señala que la actividad económica cayó un 34% en la última quincena de marzo


Entre las economías de mayor tamaño de la zona Euro, Francia, Italia y España fueron las más perjudicadas en el primer trimestre.

El Banco de España (BdE) señala en un informe de previsiones publicado hoy que la actividad económica cayó un 34% en las dos últimas semanas de marzo, tras decretarse el confinamiento para frenar la crisis del coronavirus. Así, sitúa al país entre las economías de mayor tamaño, junto a Francia e Italia, que registran en el primer trimestre un mayor impacto, como consecuencia de la “severidad” de las medidas de contención.

La cifra es todavía más llamativa en el caso de los servicios de mercado, cuya actividad disminuyó un 50% de media. Dentro de este sector, el área de comercio, el transporte y la hostelería es la más perjudicada (-71%), así como la rama de las actividades artísticas, ocio y otros servicios personales (-73%). Las actividades profesionales, científicas y auxiliares cayeron un -52%, mientras que la actividad el área de información y comunicaciones bajó un 36%. Por otro lado, la construcción bajó un 52% y las manufacturas, un 21%.

El estudio del órgano supervisor apunta que la contracción del VAB del área del euro durante el primer trimestre fue del 3,2% intertrimestral, considerando que la actividad económica de esta zona se redujo en las dos últimas semanas aproximadamente un 20%. En el caso de ltalia, el desplome fue, al igual que en España, de un 34% de media y el de Francia, de un 32%, frente a un 13% en Alemania.

De esta forma, el Banco de España asegura aunque la crisis sanitaria es una perturbación con un origen común, sus efectos a corto plazo han sido diferentes en cada uno de los países miembros de la Unión Económica y Monetaria (UEM) de la UE, teniendo en cuenta que el impacto negativo sobre la actividad ha sido muy asimétrico entre sectores.

El Banco de España señala que la actividad económica cayó un 34% en la última quincena de marzo

Por áreas de actividad 

El análisis del BdE desprende que la rama de servicios de mercado, que representa cerca del 55% del total de la economía en la UEM, experimentó una caída cercana al 4% en el primer trimestre, según la Contabilidad Nacional, lo que sería coherente con un descenso de la actividad superior al 25 % durante el período de confinamiento estricto. El impacto sobre la actividad de los servicios fue notablemente superior a la media en España (-50%), mientras en Alemania fue de tan solo un -12%.

Dentro del conjunto del sector servicios, las dos ramas más afectadas fueron la de comercio, transporte y hostelería y la de actividades artísticas, ocio y otros servicios personales, que sufrieron una pérdida de actividad del 44% en ambos en el período de confinamiento estricto en el conjunto del área del euro.

La caída de la actividad en el comercio, transporte y hostelería fue particularmente severa en Italia y España -superior al 60% y al 70%, respectivamente-, países en los que, además, el peso de esta actividad en la economía es mayor. Concretamente, la hostelería y restauración, que habría visto interrumpida casi totalmente su actividad, en países con mayor importancia del turismo, como Italia o España, su peso se eleva al 3,9% y al 6,3% del VAB, respectivamente.

El sector de actividades artísticas, ocio y otros servicios personales se habría contraído de manera más aguda en Francia (por encima del 60%) y en España (más de un 70%).

La tercera rama de servicios más perjudicada es la de actividades profesionales, científicas, técnicas y auxiliares, con un descenso de la actividad en torno al 20% en la zona Euro, que superaría el 50% en España y ascendería hasta cerca del 40% en Francia.

El impacto inicial de la crisis sobre la producción de manufacturas en la UEM fue muy elevado, lo que refleja también el hundimiento del comercio internacional. Se estima una caída del VAB de las manufacturas cercana al 30% durante el período de confinamiento estricto del primer trimestre. En el caso de España, la caída fue de un 21%, siendo Italia y Francia los países con un impacto más severo (del 60% y del 40%, respectivamente).

Por último, el comportamiento de la construcción durante el período de confinamiento ha sido especialmente heterogéneo. La caída de la actividad de este sector con respecto al nivel previo a la crisis habría alcanzado el 85% en Francia y el 52% en España. En Alemania, en cambio, la actividad aumentó durante el primer trimestre, en un contexto climatológico favorable.

Fuente: Cinco días