La economía de Reino Unido se desploma 20.4% en abril por la pandemia


Economistas prevén una reactivación de la actividad a partir del segundo semestre. | Foto: AFP

El golpe económico es mayor que en la Gran Depresión de 1929 y la crisis financiera global de 2008, según un analista.

AFP.- El confinamiento por el coronavirus le costó al Reino Unido una quinta parte de su Producto Interno Bruto (PIB) en abril, según datos oficiales difundidos este viernes, pero la economía británica podría empezar a recuperarse con la flexibilización de las restricciones.

El Producto Interno Bruto (PIB) británico cayó 20.4% en abril respecto al mes anterior, anunció la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). Es una caída récord que se suma a la contracción del 5.8% registrada en marzo.

Abril fue el primer mes completo de confinamiento, que se inició el 23 de marzo y prácticamente paralizó la actividad económica del país, el segundo más castigado del mundo por la pandemia, con más de 41,000 muertos debido al coronavirus.

“El retroceso del PIB en abril es el más fuerte que jamás ha registrado el Reino Unido, más de tres veces que el mes anterior y casi 10 veces más que la caída más marcada antes de la COVID-19”, señaló Jonathan Athow, estadístico de la ONS.

“En abril, la economía se ha contraído alrededor de 25% comparado con febrero”, añadió.

En opinión de Andrew Wishart, economistas de la firma Capital Economics, el golpe económico para el país es mayor que en la Gran Depresión de 1929 y la crisis financiera global de 2008.

Pero el Reino Unido está levantando progresivamente las restricciones impuestas para contener la propagación del coronavirus y la mayoría de comercios, -excepto pubs, restaurantes, hoteles o salones de peluquería- podrán volver a abrir sus puertas a partir del lunes en Inglaterra.

“Dado que el confinamiento comenzó a relajarse en mayo, abril marcará un punto mínimo para el PIB”, señala Wishart, considerando que “hemos pasado lo peor”.

Sin embargo, advierte, “la recuperación llevará tiempo, ya que las restricciones se levantarán lentamente y las empresas y los consumidores seguirán siendo cautelosos”.

Recesión y Brexit

Tras un retroceso del PIB del 2% en el primer trimestre de este año respecto al cuarto de 2019, el país se prepara para entrar en una profunda recesión: la economía podría caer 35% en el segundo trimestre según la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR), organismo público a cargo de las previsiones gubernamentales.

Pese a los esfuerzos del gobierno para preservar el empleo, cubriendo el 80% del salario de los empleados que no fueron despedidos, la suspensión económica está provocando un alud de supresiones de puestos de trabajo.

Desde el deprimido sector del transporte aéreo hasta los fabricantes de automóviles, se suceden casi a diario los anuncios de recortes de plantillas por decenas de miles en las empresas del país.

El ejecutivo ha tomado además otras medidas para intentar amortiguar el choque, como multimillonarios préstamos garantizados para unas empresas que tal vez no estén en condiciones de devolverlos.

Todo esto pesará durante mucho tiempo en las arcas públicas.

Y aunque economistas prevén una reactivación de la actividad a partir del segundo semestre se desconoce cuál será su alcance.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, llamó recientemente a la prudencia y advirtió de que los próximos meses serán difíciles.

Una situación que puede verse agravada cuando el 31 de diciembre termine el periodo de transición posBrexit, lo que implicará la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea.

El país abandonó oficialmente el bloque el 31 de enero, pero poco ha cambiado de momento, mientras Londres y Bruselas negocian un acuerdo de libre comercio que debe regir su futura relación y de momento se encuentra estancado.

El periodo de transición que expira a finales de año puede ser ampliado hasta 2022, pero el gobierno de Boris Johnson se niega a ello reavivando el temor de una ruptura brutal en poco más de seis meses.

Fuente: Fortune en Español

La Cepal teme más endeudamiento, hambre y enojo en AL por la pandemia


La debacle financiera por las medidas para enfrentar al COVID-19 puede llevar a un retroceso de 13 años, dice la jefa de la Cepal.

AFP.- La amenaza de una crisis alimentaria planea sobre América Latina, que superó el jueves el umbral de los 1.5 millones de casos por coronavirus y donde expertos en economía temen que esta sea “una década perdida” como efecto de la pandemia.

La debacle financiera generada por las medidas para enfrentar la pandemia “nos puede llevar a un retroceso de 13 años”, dijo Alicia Bárcena, secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

“Nos preocupa que la región pueda salir de esta crisis más endeudada, más pobre, más hambrienta y con alto desempleo. Y sobre todo, enojada”, resaltó la funcionaria mexicana, que se refirió al porvenir de la región como “la recesión más grande de la historia”.

“Debemos ver cómo evitamos que la crisis sanitaria se convierta en una crisis alimentaria”, dijo Bárcena, en una conferencia virtual.

América es el actual epicentro del COVID-19. De México hasta Argentina se cuentan más de 74,000 fallecidos y 1.5 millones de infectados, según un recuento de AFP del jueves realizado a partir de informes oficiales.

Brasil, con 210 millones de habitantes, superó este jueves los 40,000 decesos y los 800,000 casos positivos, según estadísticas oficiales.

El papa Francisco reiteró su “solidaridad y afecto al pueblo brasileño”, en una llamada al arzobispo de Aparecida (Sao Paulo), Orlando Brandes.

En el gigante sudamericano ya han muerto 181 profesionales sanitarios por el COVID-19. Los enfermeros, la mayoría mujeres, lamentan las guardias maratónicas, los salarios bajos y la gran presión psicológica por temor a llevar el coronavirus a casa.

“No todas las heroínas llevan capa”, resume Flavia Menezes, técnica de Enfermería.

Perú, con 33 millones de habitantes, es el tercer país más golpeado por el virus tras Brasil y México. Este jueves reportó una jornada negra, al superar los 6,000 muertos por coronavirus y batir un récord de más de 200 decesos en 24 horas.

Al menos 170 policías han perdido la vida por coronavirus, de los 9,900 agentes que se han contagiado.

Carrera por la vacuna

En todo el mundo, el nuevo coronavirus ha dejado más de 420,000 muertos desde que apareció en diciembre en China, y 7,483,147 contagios confirmados, según el balance de AFP.

Las acciones de Hong Kong se desplomaron 2.29% en las primeras transacciones del viernes, tras una caída en Wall Street alimentada por la preocupación en torno a la recuperación económica y ante la posibilidad de una segunda ola de contagios en algunas partes de Estados Unidos, el país más afectado del mundo con casi 114,000 muertos y más de 2 millones de infectados.

Tras conocerse un aumento en el número de casos en varios estados, el gobierno estadounidense advirtió el jueves que no cerrará su economía si se produce una segunda ola.

La administración de Donald Trump apostó fuertemente a conseguir la vacuna contra el SARS-CoV-2, y uno de sus patrocinados, el laboratorio biotecnológico Moderna, anunció que su vacuna experimental entrará en la tercera y última fase de ensayos clínicos en julio con 30,000 voluntarios.

Moderna lleva, junto con la Universidad de Oxford que también lanzó un ensayo a gran escala con 10,000 voluntarios y espera los primeros resultados en septiembre, la delantera en esta carrera mundial, para la que recibió 483 millones de dólares del gobierno.

En Brasil, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, anunció casi en simultáneo la firma de un acuerdo de transferencia tecnológica con el laboratorio chino Sinovac Biotech para producir una vacuna que se probará con 9,000 voluntarios desde julio.

México, con más de 15,000 muertos y 130,000 casos, espera haber alcanzado el pico de la curva después de llevar “cerca de 17 o 18 días estancado el descenso” pero sin “patrón ascendente”, es decir, en una meseta, dijo el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell.

En Chile la curva sigue en ascenso, al igual que en Panamá, que batió su récord de infecciones diarias para acumular 17,884 y 413 muertes.

Abrir fronteras

La Comisión Europea pidió el jueves que se abran las fronteras internas desde el lunes, y a partir del 1 de julio las exteriores para los países de los Balcanes y otros, tras permanecer cerradas durante casi tres meses.

En pleno desconfinamiento, Europa, donde el COVID-19 mató a 186,208 personas y ha dejado casi 2.4 millones de infectados, se prepara para una nueva normalidad con el ojo puesto en la reactivación económica, en particular del turismo, vital para países como España, Grecia, Italia o Francia.

Porque más allá de la catástrofe sanitaria, a medida que el mundo recupera cierta normalidad los efectos se hacen más visibles en la economía.

Para los jóvenes, pero sobre todo para las jóvenes, la pandemia ha supuesto la pérdida de empleo, poder adquisitivo y, especialmente, de la confianza en el futuro, tanto que podría dar lugar a una nueva “generación sacrificada”, como tras la crisis financiera de 2008.

La mitad de los ‘millenials’ (de 25 a 34 años) y de la generación Z (de 18 a 24 años) ya ha sufrido el impacto de la crisis sanitaria en sus bolsillos, según la consultora Kantar.

En España, “prácticamente el 50% de la destrucción del empleo” desde el inicio de la crisis se concentra en menores de 35 años, reconoció recientemente el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Fuente: Fortune en Español